La tarde del martes se hicieron públicas las sanciones que recibieron los futbolistas de Liga de Quito y Emelec luego de la riña producida tras el pitazo final en Casa Blanca, en el partido válido por la séptima fecha de la segunda etapa de la Liga Profesional de Ecuador que terminó con victoria alba por 3-2. Para varios hinchas y cierto sector de la opinión pública se exageró con el tiempo de suspensión con el que se castigó a los futbolistas: dos meses para Dixon Arroyo (Emelec) y Jhojan Julio (Liga); y un mes para Alexis Zapata y Luca Sosa (Emelec) y Jefferson Arce (Liga).

Lo cierto es que se aplicó el reglamento con relación a las sanciones que debe haber cuando se producen grescas en un partido de fútbol válido por campeonatos ecuatorianos de fútbol.

Según el Reglamento de la Comisión Disciplinaria de la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), en el cual se basa el Comité de Apelaciones del Centro de Arbitraje y Conciliación de la Cámara de Comercio de Guayaquil (CCG), entidad que funciona de manera independiente a LugaPro, se establece que hay suspensión de un mes a un año por “iniciar o intervenir como sujeto activo, según el grado de su participación” en riñas o peleas tumultuarias.

El artículo 193 del documento, referente a las sanciones para los jugadores y actualizado para la temporada 2021, dice lo siguiente:

Será sancionado con suspensión de un mes a un año, según la gravedad de la falta, el jugador expulsado en un partido, que cometiera alguna de las siguientes faltas:

  • Por golpear, empujar o escupir al árbitro, o a alguno de los árbitros asistentes, o al cuarto árbitro, o al delegado de control.
  • Por iniciar o intervenir como sujeto activo, según el grado de su participación, en riña o pelea tumultuarias u otros incidentes graves, entre jugadores o con los espectadores.
  • El jugador expulsado que escupa a un adversario o compañero de equipo.
  • Por escupir a un jugador rival o a cualquier otra persona que no sea un oficial del partido.

En caso de reincidencia, el reglamento señala que el castigo será de dos años.

Los hechos ocurridos en el reducto albo corresponden al segundo literal y la CCG resolvió otorgar las sanciones antes mencionadas para los futbolistas, ya que, según el informe, estos participaron como “sujetos activos en pelea tumultuaria”. Los clubes tendrán un plazo de 72 horas una vez emitido el dictamen de la Comisión Disciplinaria de LigaPro para presentar sus apelaciones. (D)