La cuarta victoria seguida del Chelsea, que acelera en este tramo final con cinco encuentros sin perder, le han llevado a tiempo a la zona europea de la Premier, en el momento justo, impulsado por los goles de Cole Palmer y Christopher Nkunku, a solo un partido para el final de la competición.

El ecuatoriano Moisés Caicedo consumó su retorno al Falmer Stadium con un importante triunfo, a pesar de haber sido recibido por los hinchas de las gaviotas con abucheos, silbidos y billetes con su cara con una nariz de chancho.

Silbidos y billetes con su cara: así recibieron los hinchas del Brighton a Moisés Caicedo

El cuadro de Mauricio Pochettino recibirá en Stamford Bridge el domingo al Bournemouth con todo en la mano para aliviar un curso irregular, plagado de sinsabores, que ha podido maquillar instalado en la parte alta de la tabla. Fuera de sus expectativas pero, al menos, con el premio de un torneo continental.

Publicidad

‘No estamos gastando el dinero, estamos invirtiendo’, dice propietario del Chelsea, donde milita Moisés Caicedo

Iniciará la última jornada en la sexta plaza, en Liga de Conferencia, y con el quinto lugar del Tottenham a tres puntos. Todo lo contrario que su rival. El cuadro de Roberto de Zerbi, revelación el pasado año, va a terminar en tierra de nadie, en el ecuador y con malas sensaciones en sus últimos partidos.

Pero nada sale como tiene previsto el Brighton, al que le falta fe, como en el disparo de Simon Adingra a los once minutos, con un tiro desviado. El Chelsea ha rentabilizado la inspiración de Cole Palmer, uno de los hombres de la temporada.

Fue el excanterano del Manchester United el que abrió el camino de la victoria cuando irrumpió en el área en busca de un centro desde la izquierda de Marc Cucurella para batir a Bart Verbruggen. Veintidós tantos lleva Cole en la Premier, segundo como anotador, con cinco por detrás del noruego Erling Haaland. Veintisiete entre todas las competiciones.

Publicidad

Les falta suerte, además, a los seagulls que pudieron equilibrar el partido justo antes del intermedio, en un cabezazo de Joao Pedro que dio en el palo. O a la hora de juego, en las botas de Pascal Gross.

Sin embargo, no dejó pasar su ocasión el cuadro de Mauricio Pochettino para sentenciar. La acción, en el 64, nació en las botas de Chukwunonso Madueke que por la banda derecha encontró a Malo Gusto. Llegó casi hasta el fondo, donde apareció Christopher Nkunku que, desde el punto de penalti, no falló. Volvió a enviar la pelota a la red para asegurar otro triunfo blue.

Publicidad

En el tramo final, ya con Ansu Fati en el campo para jugar los últimos cinco minutos, fue expulsado Reece James por dar una patada desde el suelo a Joao Pedro.

Animó la superioridad al Brighton, que tras un tiro al palo de Simon Adingra que se encontró con el palo en el añadido acortó las diferencias en el 98, con el gol de Danny Welbeck al recibir una asistencia de Joao Pedro. (D)