Recién en su sexta participación en una eliminatoria, la que correspondió al Mundial de España 1982, Ecuador enfrentó por primera vez a Paraguay, un combinado de consolidado renombre en Sudamérica para ese momento. Los guaraníes habían sido mundialistas en 1930, 1950 y 1958, y ya presumían su bicampeonato de la Copa América (1953 y 1979).

Hasta 1981 no hubo antecedentes de duelos entre tricolores y albirrojos en el ámbito mencionado porque a diferencia del sistema actual (el ya habitual todos contra todos), en esa época el certamen premundialista de Conmebol repartía a los países en grupos. Se cuidaba que Brasil, Argentina y Uruguay no estuvieran en una misma zona. Ecuador, Bolivia y Venezuela estaban directamente ubicados en sectores donde hubiese una potencia y el grupo lo completaba un contrincante nivel intermedio.

Y aunque los recopiladores de estadísticas futboleras encumbran hasta el infinito a todo aquel que alcanzó tres veces el boleto a la Copa del Mundo con la Selección, y a la par le quitan mérito al balompié nacional que antecedió al de esas generaciones, lo cierto es que no solo el formato era un factor en contra para las aspiraciones ecuatorianas de llegar a una Copa del Mundo de la FIFA.

Por ejemplo, las antiguas eliminatorias duraban cuatro fechas, ahora las jornadas se extienden a 18. Hace cuatro décadas, las dos recientes caídas del equipo de Gustavo Alfaro rumbo a Catar 2022 (con Perú en Quito y ante Brasil de visita) ya habrían significado el fin de toda opción de clasificar. Antes no había mayor margen de error; hoy, a pesar de los resbalones, todavía hay esperanzas de conseguirlo.

Publicidad

Con Hohberg como DT

Para el ‘proceso’ a España 1982 (en el que “se fue improvisando sobre la marcha”, dice Mauro Velásquez en el libro El fútbol ecuatoriano y su selección nacional) en el banquillo técnico de Ecuador, tras la frustrada contratación del argentino Roberto Marcos Saporitti (campeón mundial con su país en 1978, como asistente de César Luis Menotti) estuvieron su compatriota Miguel Ubaldo Ignomiriello, el brasileño Otto Vieira (despedido un trimestre antes del debut premundialista), el ecuatoriano Juan Araujo (como los interino en un amistoso) y al final el uruguayo Juan Eduardo Hohberg, al que Emelec ‘prestó’ por cuatro encuentros eliminatorios. El llamado Verdugo jugó el Mundial de Suiza 1954 y como adiestrador terminó cuarto con Uruguay en México 1970.

Una situación casi igual a la del presente (para Rusia 2018 hubo dos técnicos. La actual administración de la FEF lleva tres y uno de ellos ni entrenamientos condujo), pero con la ventaja de que hoy los seleccionadores tienen mucho más tiempo para trabajar.

Aviso de la programación del juego Ecuador-Paraguay en el estadio Modelo, publicado en 1981 en este Diario. Foto: Archivo

Las alineaciones

El 17 de mayo de 1981 Ecuador debutó en la eliminatoria a España 1982 y le ganó 1-0 a Paraguay en el estadio Modelo, que recibió a 50.000 espectadores que dejaron en taquilla

6 ‘335.090 de sucres. La Tri puso a Carlos Delgado; Flavio Perlaza, Ecuador Tiburón Figueroa (Orly Zapatón Klínger), Pepe Paes, Digner Valencia; José Villafuerte, Beldford Párraga, Polo Carrera (Fabián Vicente Burbano); Mario Tenorio, Lupo Quiñónez, Wilson Nieves.

Paraguay, que trajo a José María Chema Rodríguez (DT de la Tri rumbo al Mundial de Inglaterra 1966) como estratega, a Ever Almeida; Solalinde, Paredes, Sosa, Torales; Benítez, Florentín (Kiesse), Romerito; Isasi, Diarte, Aquino (Díaz).

‘Zapatón’, el héroe

El gol de la victoria se produjo al minuto 49. “Carrera cobró un tiro de esquina corto para Tenorio, que centró bajo la marcación de Torales. La zaga rechazó a medias y Klínger apareció como atacante para rematar a la esquina derecha, derrotando por completo al meta Almeida, ante el entusiasmo general de los hinchas”, reseñó EL UNIVERSO del tanto del Zapatón, en ese momento defensa central del Nueve de Octubre.

Mauro Velásquez en su libro dice: “El recuerdo del golazo de Klínger, prendiendo la pelota de media vuelta para hacerla llegar a la red y el festejo del estadio enloquecido, son de los grandes momentos vividos por el fútbol de Ecuador. Orly Klínger fue uno de los mejores zagueros que produjo nuestro deporte popular, pero poco cuidadoso de su vida privada, terminó su carrera prematuramente, sumergiéndose en un mundo plagado de privaciones y tragedias”.

Y otra diferencia de antaño respecto a la actualidad: la programación de 1981 incluyó, antes del Ecuador-Paraguay dos amistosos en el Modelo para conformar los hoy descontinuados tripletes: Everest contra Bonita Banana (preliminar) y Nueve de Octubre vs. Universidad Católica (en el semifondo, como se decía entonces). (D)

Orly ‘Zapatón’ Klínger. Foto: Archivo