El presidente del club de fútbol italiano Sampdoria, Massimo Ferrero, ha sido detenido este lunes por crímenes corporativos y bancarrota, en una investigación que involucra a otras cinco personas, informan los medios italianos.

Ferrero, de 70 años y que ha sido trasladado a la cárcel de San Vittore, fue arrestado por miembros de la Guardia de Finanza (policía financiera) por orden de la Fiscalía de Paola (Calabria, sur de Italia), que se encarga de la investigación.

Tras ser arrestado, Massimo Ferrero comunicó su “voluntad de dimitir de forma inmediata” de su cargo para evitar que su equipo salga “gratuitamente perjudicado”.

Ferrero, dueño del Sampdoria dese 2014, decidió dimitir “para tutelar de la mejor forma los intereses de las demás actividades en las que trabaja y, en particular, aislar todo tipo de especulaciones sobre una posible vinculación” con el club, se lee en un comunicado publicado por la entidad genovesa.

Los crímenes de los cuales se lo acusa a Ferrero es por su actividad en el mundo del cine y no como presidente de la Sampdoria, por lo que el club no saldrá afectado de la situación.

“Con mucha sorpresa nos enteramos de la actuación de una medida cautelar de detención contra Massimo Ferrero, ordenada por la Fiscalía de la República de Paola (Calabria, sur) por cuestiones vinculadas con hechos de hace muchísimos años y por las que no está clara la necesidad de medidas cautelares por la evidente ausencia de actualidad”, reza el comunicado del Sampdoria.

“Cabe destacar que dichas cuestiones, en todo caso, no están vinculadas con la gestión y la presidencia del Sampdoria, sino a actividades romanas de Ferrero relacionadas con el mundo del cine”, agrega.

El empresario manifestó su voluntad de estar a “inmediata y completa disposición” de los investigadores, que serán contactados por sus abogados, Luca Ponti y Giuseppina Tenga.

En la investigación también están involucradas otras cinco personas, entre ellas su hija, Vanessa Ferrero, y su yerno, para las que de momento se ordenaron los arrestos domiciliarios. (D)