Antes del partido amistoso preparatorio para la Copa América Femenina del 2022, ante Argentina (2-2), del pasado 30 de noviembre, las integrantes de la selección femenina de fútbol del Ecuador realizaron una protesta original: se alinearon cerca del medio campo del estadio Rodrigo Paz Delgado, de Quito, y mostraron su molestia.

Las jugadoras de campo se alzaron la camiseta amarilla y mostraron una indumentaria negra con el signo igual; mientras que las tres arqueras, que vestían uniforme verde, tenían una leyenda que decía: Igualdad para la Tri femenina.

Una de los quejas que se hizo es que la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF) no gestiona el acceso de público a los partidos de la Tri femenina, mientras que el equipo masculino sí tiene ese privilegio.

Al cierre de esta edición, la Federación Ecuatoriana no entregaba un pronunciamiento oficial sobre el tema y anunció, a través del Departamento de Prensa, que su vicepresidente, Carlos Manzur, dará una versión oficial.

Partido contra Argentina

En el partido amistoso contra las gauchas, la FEF en el resumen del compromiso detalló que fueron las argentinas las que se adueñaron del manejo del balón y con claras opciones de gol. Es así que al minuto 4 Mariana Larroquette marcó la ventaja para las visitantes.

A los 26 minutos, tras una combinación desde el fondo del campo, con habilitación de Ámbar Torres y falla de la arquera Lorina Oliveros, Ecuador puso el tanto del empate.

Ecuador luego del empate se sintió motivado y a los 31 minutos, tras un pase filtrado, nuevamente Karen Flores ganó en velocidad a la defensa argentina y ante la salida de Oliveros puso la ventaja 2-1 para el equipo tricolor.

Finalmente, a los 37 minutos nuevamente Larroquette aprovechó un pase a las espaldas de la zaga ecuatoriana y con un remate de cabeza puso el 2-2 final. (D)