Por segunda jornada consecutiva, después de empatar 0-0 ante el Niza, el Paris Saint-Germain (PSG) volvió a pinchar y firmó tablas frente al Lens (1-1), con un error de Keylor Navas y un tanto sobre la bocina de Georginio Wijnaldum en un duelo en el que Lionel Messi tampoco celebró su Balón de Oro con una actuación decisiva.

Desde que recibió el galardón, Messi no convence. Ante el Niza, se esperaba una fiesta que no llegó. Y, unos días después, en Lens, de nuevo no se vio la mejor versión del argentino, que aún a medio gas dispuso de una de las ocasiones más claras de su equipo con un lanzamiento a un palo en la primera parte.

El Lens, ajeno a esas luchas mediáticas para otorgar galardones, jugó a su ritmo, a lo suyo, a esperar su ocasión. Y, después de otra clara de Di María, ya en la segunda parte, aprovechó su ocasión. La provocó Keylor Navas, que a los 64 minutos no fue capaz de detener un disparo lejano de Seko Fofana que iba directo a sus manos. Inexplicablemente, se le escapó la pelota y el Lens se puso por delante.

Pochettino reaccionó sacando al terreno de juego Mbappé, que fue un revulsivo. Pero, antes, Fofana, un incordio durante todo el segundo acto, pudo hacer el segundo, pero el palo salvó al PSG de la sentencia. Sin la aparición del flamante Balón de Oro, que no acaba de arrancar este curso, fue Mbappé quien se echó a su equipo a la espalda y en el descuento sirvió el empate a Georginio Wijnaldum, que endulzó el pinchazo de su equipo con el tanto del empate. (D)