La legendaria de la halterofilia de Ecuador, María Alexandra Escobar, no encontró una explicación a su efímera participación en la categoría de los 59 kilogramos femeninos de los Juegos de Tokio 2020, que concluyó con tres intentos fallidos en la arrancada con 95 kg.

Tras su quinta presentación en los Juegos Olímpicos, la esmeraldeña de 41 años, entre lágrimas, exteriorizó sentimientos de responsabilidad, por lo que pidió “disculpas al país” por no haber avanzado a instancias de cargada y jerk.

“Me bloqueé. No sé lo que me pasó, no me lo explico aún, estoy muy dolida. Pido disculpas al país (...). Esperaba dar más”. Esas fueron las primeras impresiones de Escobar, en horas de la madrugada de Ecuador (tarde de este martes 27 de julio, en horario de Japón), recogidas por el Twitter del Comité Olímpico Ecuatoriano (COE).

Su primer, segundo y tercer intentos en la modalidad de arranque no fueron válidos al buscar levantar 95 kilogramos, el segundo peso más alto en el inicio de la prueba. Kuo Hsing-Chun, de China Taipéi, pidió 100 kg.

Publicidad

Por sus gestos y expresiones sobre la plataforma, da la sensación de que Escobar se llenó de presión, pues no terminó de extender los brazos siquiera y no tuvo explosividad en piernas. No empezó apresurada; al contrario, sonó lo chicharra y pasaron diez segundos para que la tricolor procediera.

Incluso durante la transmisión en YouTube del canal Marca Claro, una especializada de la materia habló de “presión” y “nervios” en la esmeraldeña.

La tónica fue la misma en el segundo intento, aunque pasaron 18 segundos después del sonido de la chicharra; y en el tercero, en el que se jugaba la permanencia, 13 segundos después de la activación de la chicharra Alexandra volvió a fallar y quedó fuera de carrera.

“Cuando ya fallé el primero como que me descontrolé, me puse muy nerviosa, no me supe controlar, temblaba mucho y creo que no me enfoqué (en) que tenía dos intentos más, que podía hacerlo bien. Me descontrolé”, prosiguió la tricolor en diálogo con la periodista Martha Córdova.

“No fue cuestión de lesión. Estaba todo bien, adentro calentamos bien hasta el peso que tenía que ser… Me bloqueé. Había entrenado duro, me presioné yo misma. Todavía no asimilo lo que pasó, no quiero retirarme de esta manera, tan feo”, apuntó la abanderada nacional.

La representante de China Taipéi, Kuo Hsing-Chun, conquistó el oro olímpico en el Foro Internacional de Tokio, donde ganó la final a Polina Guryeva, primera medalla de la historia para Turkmenistán, y a la japonesa Mikiko Andoh.

Hsing-Chun agrandó un palmarés repleto de medallas, con el bronce en Río de Janeiro 2016 y cuatro títulos mundiales, con la cima en Tokio 2020, con 236 kg, récord olímpico (103 en arranque y 133 en dos tiempos). Guryeva fue segunda (217 kg), con la primera medalla para su país en unos Juegos, y Andoh, tercera (214 kg). (D)