El boxeador británico Tyson Fury, campeón mundial de los pesos pesados, dijo el pasado miércoles que espera enfrentar a la versión más peligrosa del estadounidense Deontay Wilder en el combate de cierre de esta rivalidad.

Fury, el invicto campeón de los pesos pesados del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), chocará por tercera vez con Wilder en Las Vegas (Nevada) el sábado 9 de octubre.

El británico, de 33 años, volverá a los rings en Las Vegas por primera vez desde que destronó a Wilder, de 35, por nocaut técnico en febrero del 2020.

Aquel triunfo del británico siguió a una épica pelea entre los mismos púgiles en Los Ángeles (California) en 2018 que terminó en empate, después de que Fury se levantara de la lona tras ser derribado en el 12º asalto.

Publicidad

En lugar de enfrentar de nuevo al estadounidense Fury tenía previsto este año un combate de unificación de cinturones de peso pesado contra su compatriota Anthony Joshua, pero un arbitraje independiente le ordenó conceder a Wilder una revancha.

Este combate debía celebrarse originalmente en julio, pero se pospuso hasta octubre después de que Fury y miembros de su equipo dieran positivo por coronavirus en su campo de entrenamiento.

En una videoconferencia de prensa, Fury (30-0-1, con 21 nocáuts) dijo que la pelea de la próxima semana era “decisiva” para Wilder.

“Lo único que yo no hago es subestimar a nadie”, afirmó. “Ya sea el hombre más pequeño o el más gordo de la sala, nunca subestimaré a nadie”.

“No se equivoquen, este será el momento decisivo en la vida de Deontay Wilder. Cualquiera puede perder una pelea, cualquiera puede tener una mala noche. Pero esta es su pelea decisiva”, señaló.

Mi rival “tiene todo que ganar y nada que perder. Todo el mundo espera que entre ahí y le dé una paliza, y lo haré, pero nunca se puede descartar a Deontay Wilder porque ahora es más peligroso que nunca”, remarcó. (D)