Hoy se estrena Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos, una flamante aventura épica en la que debuta el nuevo superhéroe del Universo Cinematográfico de Marvel (UCM), Shang-Chi, en una historia de origen que brilla en la gran pantalla con impresionantes escenas de acción, una estética visual fascinante y el espectáculo característico del UCM, lleno de humor y emoción.

La película está protagonizada por Simu Liu (Shang-Chi). En el filme es un personaje que trabaja en un parqueadero de carros de San Francisco. Un día un grupo de asesinos le arrebata un colgante que le había dado su madre cuando era pequeño. Shang-Chi y su mejor amiga Katy abandonan la vida segura que llevaban y viajan a Macao, para advertir a la hermana de Shang-Chi que ella también corre peligro. Cuando es atraído por la red de la misteriosa organización de los Diez Anillos que dirige su padre, de quien estaba distanciado, Shang-Chi se da cuenta de que debe detenerlo a él y a su sociedad secreta.

“Es la historia de un joven que se da cuenta de que su padre es básicamente uno de los criminales más grandes del mundo”, dice Kevin Feige, productor. “Y Shang-Chi debe aprender a procesar eso y a resolverlo de alguna manera para poder evolucionar. Debe encontrar el heroísmo necesario para desprenderse del legado de su padre. Pero las historias nunca son simples. En nuestra película, la percepción que tiene el mundo del padre de Shang-Chi y la que él tiene de su padre resultan ser más complejas de lo que él había creído inicialmente. Ese fue un lado de la historia muy interesante para nosotros, que quisimos explorar”.

La cinta está protagonizada también por Awkwafina (Ocean’s 8: Las estafadoras), Meng’er Zhang, quien debuta en el cine; Fala Chen (The Undoing, de HBO), Florian Munteanu (Creed II: Defendiendo el legado), Benedict Wong (Dr. Strange: Hechicero supremo, Avengers: Endgame), entre otros. Bajo la dirección de Destin Daniel Cretton (Buscando justicia, El castillo de cristal, Short Term 12).

Publicidad

Un nuevo héroe del UCM

Wenwu (Tony Leung) y Shang-Chi (Simu Liu) en 'Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos'. Foto cortesía: Marvel Studios.

Con el estreno de Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos, Marvel Studios presenta a su nuevo superhéroe, que se suma al UCM, en constante expansión y evolución. Era un personaje relativamente poco conocido creado por Marvel Comics en la década de 1970, cuando el equipo creativo de Marvel, dirigido por los productores Kevin Feige y Jonathan Schwartz, exploró los cómics de 40 años de antigüedad, encontró tanto inspiración como un desafío.

“Aunque el material gráfico y la acción son increíbles, algo esperado de Marvel en la década del setenta, Shang-Chi necesitaba ser actualizado significativamente. En 1973, Shang-Chi fue creado por los fanáticos del cine de kung fu, que pusieron al personaje en el centro de una historia de espías, que estaba muy de moda después del estreno, ese mismo año, de Operación dragón. Mirándolo ahora, más de 40 años después, y considerando cómo se cuentan las historias en la actualidad, Shang-Chi no nos parecía apropiado para el público moderno. Tuvimos que pensar cómo queríamos que se escuchara esa voz en una película del Universo Cinematográfico de Marvel”, dice el también productor Jonathan Schwartz.

En esta historia de origen, la nueva versión moderna de Shang-Chi tiene una conexión estrecha familiar con la organización de los Diez Anillos. Esta turbia organización fue un elemento subyacente del UCM desde 2008, cuando resurgió para secuestrar a Tony Stark en la primera película Iron Man. La persona detrás de la organización de los Diez Anillos fue presentada engañosamente en Iron Man 3 (2013), como el Mandarín, que había aparecido por primera vez en Marvel Cómics en 1964, una década antes de que apareciera Shang-Chi. En la película, se revelaba que la persona que decía ser el Mandarín era en realidad un actor llamado Trevor Slattery, interpretado por Ben Kingsley, que había sido contratado por el líder de los Diez Anillos para hacerse pasar por él y difundir sus planes.

En esta nueva película, el público conocerá la historia de la persona real que lidera los Diez Anillos, Xu Wenwu, el padre de Shang-Chi.

El director

El cineasta Destin Daniel Cretton asiste a la proyección de gala en Londres. Foto: cortesía Foto: StillMoving.net for Disney

Mientras se llevaba a cabo una búsqueda a nivel mundial para encontrar al director apropiado, Jonathan Schwartz se comunicó con el director Destin Daniel Cretton, oriundo de Maui, que dirigió El castillo de cristal y la aclamada Buscando justicia, ambas protagonizadas por la actriz ganadora de un premio Óscar Brie Larson.

Schwartz comenta: “Creo que Destin, en el pasado, había evitado ir por el camino de las películas de superhéroes, pero cuando se enteró de que Marvel estaba buscando específicamente un director asiático-estadounidense para dar vida a una historia asiático-estadounidense, le gustó la idea, y nos contactó para decirnos que estaba interesado”.

Publicidad

“Nunca pensé que me iban a contratar” –admite Cretton–. “Creí que iba a tener la oportunidad de tener una entrevista para poder transmitirle a la gente de Marvel lo que yo esperaba que este primer superhéroe asiático podría llegar a ser, y lo que eso significaría para mí, pero también quería poder expresar algunas de las trampas en las que se podía caer, que yo pensaba que ellos deberían evitar”.

El director se sintió aliviado cuando se dio cuenta de que los productores tenían esas mismas posibles trampas en mente. “Querían contar esta historia de la manera apropiada y presentar a todos los personajes como seres humanos multidimensionales” –continúa diciendo Cretton– “para tratar de evitar los estereotipos en los que se ha estado encasillando a los personajes asiáticos y asiático-estadounidenses desde hace mucho tiempo. Así que fue muy inspirador ir y hablar con ellos en esa primera entrevista”.

Cretton, que se crio en Hawái, dice que no tenía a nadie, aparte de Bruce Lee, el personaje Rufio de la película Hook y el luchador Ricky “The Dragon” Steamboat, de quien disfrazarse en Halloween. “Esas eran mis tres opciones. Así que la idea del primer superhéroe asiático me pareció extraordinaria”.

También fue una propuesta muy personal para el cineasta. “Durante mi niñez y juventud, mis amigos eran en su mayoría filipinos, chinos, japoneses o de Okinawa” –explica Cretton–. “En Hawái, si eres asiático eres parte de la mayoría. Cuando fui por primera vez al continente estadounidense, fue la primera vez que me sentí fuera de lugar. Fue la primera vez que vino alguien en un bar y me llamó Bruce Lee. Y ahí me di cuenta, ‘claro, aquí soy diferente’”.

La búsqueda de Shang-Chi

Londres, Reino Unido - 26 de agosto: Simu Liu asiste a la proyección de gala del Reino Unido 'Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos' en Curzon Mayfair, Londres, Reino Unido. Foto: cortesía. Foto: StillMoving.net for Disney

Encontrar una identidad cinematográfica moderna para Shang-Chi fue una tarea fascinante y compleja para los realizadores. “Nos pareció que el personaje de Shang-Chi de los cómics no se podría traducir directamente para presentar ante un público asiático-estadounidense o un público más amplio, porque era demasiado exótico” –comenta Jonathan Schwartz–. “El personaje habla principalmente en sabios koanes zen, y eso no nos pareció apropiado para la película. Queríamos que el personaje fuera más como un asiático-estadounidense moderno, alguien que habita el mundo que vemos y conocemos”.

Con eso en mente, el equipo creativo exploró a fondo quién podría ser Shang-Chi, más allá de su apodo extraoficial de “maestro del kung fu”. “Shaun es un muchacho que está tratando de encontrarse a sí mismo en el mundo” –explica Cretton–. “Por ello, el actor que teníamos que encontrar tenía que tener la capacidad de aprender difíciles técnicas de lucha, pero al mismo tiempo tenía que ser alguien con quien el público pudiese sentirse identificado, que fuese capaz de realizar este viaje de autodescubrimiento de una manera convincente”.

Comenzó la búsqueda que, finalmente, condujo a Simu Liu, el joven actor emergente que se convertiría en Shang-Chi.

El camino de Liu a convertirse en actor comenzó con un trabajo de contador cuando terminó la universidad. Cuando más tarde se encontró desempleado, se le ocurrió presentarse a un trabajo de extra para una película. “Eso fue lo que desencadenó todo, fue el catalizador de una vida nueva. Desde el momento en el que puse el pie en un plató por primera vez, supe que no había ninguna otra cosa que podría hacerme sentir tan feliz o tan gratificado”, dijo el actor.

La película era Titanes del Pacífico, que se filmó en Toronto dirigida por Guillermo del Toro. Liu recuerda: “A partir de ese momento, pensé ‘no sé cómo lo voy a hacer, pero voy a encontrar la manera’. De cada video musical, de cada casting escolar, armé un currículum para darle a mi primer agente, y a partir de allí, comencé a audicionar”.

Liu finalmente obtuvo un papel protagónico en una comedia de televisión canadiense, Kim’s Convenience, pero cuando apareció el papel de Shang-Chi, nunca pensó que estaría entre los candidatos. “No sabía que iba a obtener el papel, pero fue muy alentador el hecho de que alguien iba a interpretar el personaje y, de alguna manera, representarnos”, comenta Liu.

Pero le dieron una audición inicial y lo llamaron para una segunda. “Después de reunirme con Destin en la segunda audición, me di cuenta de algo no solo sobre Shang-Chi, sino de todos los superhéroes de Marvel” –dice Liu–. “Tienen un elemento de normalidad. En el fondo, no son todos dioses griegos de dos metros de altura. Tienen defectos. Son personas comunes y corrientes, puestas en circunstancias extraordinarias en las que tienen que tomar decisiones heroicas”. (E)