Con un retraso de 45 minutos, empezó el evento de clausura de la VI edición del Festival Internacional de Artes Vivas de Loja. Para las 19:00, el Teatro Nacional Benjamín Carrión, que fue el escenario que recibió a las autoridades nacionales y locales en esta noche de gala, lucía lleno en sus exteriores y vestíbulo.

Una batucada con al menos cuatro integrantes recibió al resto de asistentes, que tuvieron problemas al ingresar desde el vestíbulo al escenario, pues en principio hubo un escogimiento para el ingreso, sin ninguna explicación; incluso representantes de algunos medios de prensa fueron impedidos de ingresar, a excepción de los integrantes de la productora oficial encargada de documentar en audio, video y fotografía el evento. Lo mismo ocurrió con funcionarios públicos y público particular.

Más tarde, se acercaron funcionarios del Ministerio de Cultura y del Municipio de Loja a explicar escuetamente que “hubo un retraso” y por ello se estaba permitiendo ingresar poco a poco a la gente.

Y, efectivamente, eran las 19:15 y recién se estaba cerrando el telón del escenario para que la gente que ya estaba adentro no pudiera ver el ensayo final.

Publicidad

La transmisión en televisión oficial en el canal de la municipalidad debió improvisar rellenos hasta que empezara el acto.

Los asistentes luego de 40 minutos empezaron a aplaudir como muestra de enojo a su espera. El cuerpo diplomático de Colombia, Perú, Bolivia y Estados Unidos debió esperar.

Finalmente, a las 19:46 el evento tan esperado empezó.

El cónsul de Estados Unidos, Brian Quigley, inició el acto destacando el apoyo de su Gobierno a la libertad de prensa por medio del arte.

A los artistas locales, nacionales e internacionales les quiero decir: Gracias por compartir con nosotros su arte. Estoy feliz de poder celebrar a los artistas, soñadores e innovadores que nos han ayudado a sanar las secuelas de la pandemia”, dijo y agregó su complacencia por haber visitado la ciudad de Loja por primera vez, y ofreció la participación de su país en la próxima edición.

El cónsul de Estados Unidos, Brian Quigley.

Por su parte, el alcalde Jorge Bailón destacó la reactivación económica que se ha dado con este evento.

Publicidad

María Elena Machuca, ministra de Cultura, mostró su gratitud a todos los lojanos, todas las personas que desde sus diferentes oficios hicieron suyo el festival. Gratitud a los cientos de artistas que pintaron de magia (…). Llegar a nuevos lugares, como hospitales, ancianatos, centros de privación de libertad, fue posible”, dijo y destacó las actividades formativas que se realizarán hasta septiembre del próximo año con la escuela del Festival.

En obras nacionales, el Teatro Quimera y Teatro Duende cerraron con broche de oro este festival con su presentación Crónicas de una sombrilla viajera, donde se dieron cita niños y adultos para disfrutar del espectáculo.

En las calles del denominado Circuito Cultural, en el centro de la urbe lojana, miles de personas aprovecharon el clima benigno para pasear en este último día de festival.

María Elena Machuca, ministra de Cultura.

En la central Villonaco, junto a los aerogeneradores, se desarrolló el festival Danzas al Viento, que contó con la participación de seis elencos de danza moderna y uno de danza folclórica, quienes expusieron su arte a la ciudadanía presente.

En la plaza de la Cultura y organizado por el Conservatorio de Música Salvador Bustamante Celi, se realizó el encuentro de bateristas, quienes despertaron en los presentes aplausos y admiración.

Así, los lojanos despidieron esta edición de Artes Vivas que tuvo una significativa reducción en su presupuesto económico, pero que fue el escenario para que propios y visitantes se convirtieran en protagonistas.

Fueron un poco más de 300 eventos los que se desarrollaron en plazas, teatros y calles. (I)