El Museo Municipal de Arte Contemporáneo en Cuenca acoge los rostros, oficios y la cotidianidad de los ecuatorianos, en una exposición artística e inmersiva de acuarela, carboncillo y óleo con 70 obras expuestas.

En una de las habitaciones de la galería están los retratos de personas comunes, como un vendedor de café, un recolector de basura, la señora de las flores que se sienta en la Plaza Grande de Quito, los recicladores, los vendedores de periódicos, caminantes e incluso, la sonrisa de los niños por las calles de Cuenca.

Ecuador tiene 186 museos, según catastro de Ministerio de Cultura

En otra habitación está una libreta firmada por Ilowasky Ganchala, el artista. El pequeño cuaderno tiene los bocetos y la memoria de diversas ciudades que ha visitado y se ha involucrado.

Publicidad

Este proyecto, bautizado como ‘Inmersiones’, recorre la memoria de los centros históricos de Cuenca y Quito, presentándolos desde el dibujo, la pintura y la instalación como lugar de encuentros del día a día, no solo del lugar sino también de su gente.

La libreta de Ilowasky Ganchala es parte de la exposición 'Inmersiones', en el Museo Municipal de Arte Moderno (Cuenca).

Ganchala nació en Guaranda y desde que se graduó en la Facultad de Artes de la Universidad Central del Ecuador no ha parado de hacer arte. Actualmente trabaja y radica en la capital del país.

Sobre su obra, explica que el nombre es el sinónimo de lo que hace para hacer arte: habitar.

Publicidad

“Inmersión es inmiscuirse, adentrarse, habitar. Cuando uno habita, empiezan a pasar cosas interesantes. Habitando comienzo a conocer gente y rincones, circunstancias, historia y memoria. Eso vale la pena capturar y representar, porque todo cambia”, dice.

‘María Verónica León, entre Oriente y Occidente’, la propuesta que la artista visual presenta en el MAAC

Según el autor, las obras establecen un diálogo sutil con la historia del arte y las representaciones de las ciudades expuestas (Quito y Cuenca), pero sobre todo con las memorias visuales de sus habitantes para reflejar en los espectadores una experiencia que ya conocían, pero que pasaba desapercibida.

Publicidad

Y es que la galería es un conjunto delicado de la realidad; hay escenario (tiempo y espacio) instalado, trazos y color, así lo reconocen compatriotas y turistas que visitan la galería y lo felicitan en persona por “proyectar al personaje secundario y permitir al observador reconocer la realidad”.

‘Inmersiones’ de Ilowasky Ganchala Foto: Tammy Armijos

Ilowasky vive su oficio, pintando al aire libre; su taller suele ser la calle, donde expone “para ver, dejar ver y dejarse ver”, porque hay una simbiosis en observar para retratar. “Yo me adentro en las historias del otro; esa es la inmersión real. Y cuando el otro ve lo que hice con su rostro y este intercambio que tuvimos, yo leo una sonrisa ahí y todo está pagado con creces”, indica.

Al respecto, una de las visitantes extranjeras le preguntó cuál es el riesgo de retratar circunstancias diversas, en zonas complicadas o barrios poco seguros. “Lo más bonito es que al contrario de lo que se pensaría, la gente tiende a respetar mucho el oficio del dibujante”, aclara. “A mí me encuentran pintando con mi caballete y recibo cariño, me felicitan por mantener esta actividad vigente e incluso, confiesa entre risas, me han dado de comer”.

El artista Ilowasky Ganchala exhibe su obra ‘Inmersiones’, en el Museo Municipal de Arte Moderno, en Cuenca. Foto: Tammy Armijos

La exposición estará abierta con este recorrido visual hasta finales del mes de septiembre en el MMAM, ubicado en Sucre 15-27 y Coronel Tálbot (Cuenca). Además, contará con la presencia del artista, quien espera tener cercanía con los visitantes para responder dudas y conversar sobre la memoria. (I)

Publicidad

Ilowasky Ganchala está presente en el Museo Municipal de Arte Moderno, en Cuenca, para recibir a los turistas que visitan su proyecto artístico.