Seguramente se convertirá en una nueva atracción turística de Londres, ya que permanecerá abierto al público. Así que las futuras guías de viajes relacionadas a la capital británica seguramente se imprimirán con un espacio destacado para el Sunken Garden del Palacio de Kensington, donde este jueves 1 de julio los príncipes Guillermo y Enrique develaron la esperada estatua que exhibe a su madre, Diana de Gales, junto con un niño y una niña.

Los príncipes Guillermo y Enrique develaron una estatua cerca del palacio de Kensington en honor a su madre, Diana de Gales, que este jueves 1 de julio habría cumplido 60 años. Foto: -- Kensington Palace

El monumento, obra del escultor británico Ian Rank-Broadley, permanecerá acompañado de este jardín que es otra obra de arte. “Este ha sido un proyecto muy especial en el que trabajar, ya que el Sunken Garden era el lugar favorito de Diana, princesa de Gales”, explicó el diseñador Pip Morrison en un comunicado de prensa a Us Weekly sobre la nueva distribución del jardín. “Hemos trabajado cuidadosamente para asegurarnos de que el nuevo diseño y el esquema de plantación complementen la estatua, proporcionando un lugar tranquilo para las personas que visitan el Palacio de Kensington para recordar a la princesa”.

El diseñador de jardines Pip Morrison lideró los cambios en Sunken Garden. Foto: -- DOMINIC LIPINSKI

El proyecto en honor al legado de la princesa Diana comenzó en octubre de 2019 con cuatro jardineros que, en total, han dedicado 1.000 horas perfeccionando el jardín. Graham Dillamore, subdirector de jardines y fincas de Historic Royal Palaces, entidad que administra los palacios británicos, destacó la importancia de las más de 4.000 flores individuales recién plantadas, incluidas más de 200 rosas, 100 nomeolvides, 300 tulipanes, más de 500 lavandas, 100 dalias y 50 guisantes dulces, todas ellas junto con 400 metros cuadrados de césped.

El Sunken Garden, en el Palacio de Kensington, era un espacio especial para la princesa Diana. Foto: Kensington Palace / PA.

Toda esa naturaleza es parte del rediseño de Morrison alrededor de la pequeña laguna artificial, al tiempo que conservó las estructuras históricas de 1908, año en que el Jardín Hundido fue creado por orden del rey Eduardo VII en un área anteriormente ocupada por cobertizos para macetas e invernaderos.

El príncipe Enrique y Meghan Markle anunciaron su compromiso en el denominado Jardín Hundido del Palacio de Kensington, el 27 de noviembre de 2017. Foto: AFP / Archivo.

El nuevo diseño de Morrison se inspiró en el Pond Garden (Jardín del Estanque) del Palacio de Hampton Court, cercano a Londres, y celebra un estilo eduardiano formal de jardinería que incorpora materiales naturales, plantas herbáceas en terrazas y fuentes de agua.

Diana se encariñó bastante con este jardín como residente del Palacio de Kensington hasta sus últimos días, por lo que para conmemorar el vigésimo aniversario de su muerte en 2017, los jardineros transformaron el espacio en el Jardín Blanco en su memoria, para lo cual usaron flores blancas y de suaves tonos pastel.

Los visitantes podrán ver la estatua y el jardín desde Cradle Walk. Foto: thegardenvisitor.co.uk.

Con el renovado Sunken Garden, el florido homenaje hacia el legado de Lady Di será permanente. Los turistas podrán admirar el jardín y la estatua desde el Cradle Walk (Paseo de la Cuna), un hermoso sendero con forma de arco por estar cubierto con las ramas de árboles de tilo. (I)