Varios autores invitados esta semana a la feria del libro de Fráncfort anularon su participación en este evento internacional para protestar contra la presencia de una editorial alemana de extrema derecha.

Este movimiento de boicot fue impulsado por la autora alemana y militante antirracista Jasmina Kuhnke, que desde la inauguración del salón renunció a ir a un estand situado cerca de la editorial ultra “Jungeuropa”.

Esta editorial se presenta como afín a la corriente de la “Nueva Derecha” y la dirige un activista identitario y nacionalista, Philip Stein, que en el pasado había pedido la expulsión de Kuhnke, hija de un padre senegalés y de una madre croata.

Kuhnke dijo a principios de esta semana que no se sentía en seguridad en la feria de Fráncfort y que le parecía “intolerable” que “nazis dispusieran de una tribuna en el salón”, el principal evento internacional del mundo editorial.

Otros autores siguieron el ejemplo de Kuhnke y anularon su participación, como la actriz alemana Annabelle Mandeng, la escritora británica Nikeata Thompson o el influencer Riccardo Simonetti.

Los organizadores de la feria “lamentaron profundamente estas anulaciones”, según un comunicado transmitido este viernes a la AFP.

El director de la feria, Jürgen Boss, defendió a principios de esta semana la polémica presencia de la editorial en nombre de la libertad de expresión.

Jungeuropa publica a teóricos de la extrema derecha, como los franceses Alain de Benoist o Robert Brasillach, un antiguo miembro de la Acción Francesa fusilado por colaboracionista. (I)