Se acerca un feriado en el país, el de Semana Santa. Tiempo en el que las familias realizan viajes a otras zonas del país, por ese motivo es primordial que el auto se encuentre en buen estado.

Si siente que el vehículo parece moverse para un lado o se desvía cuando el volante está derecho, lo más seguro es que las ruedas del auto se encuentren desalineadas. La alineación es un proceso de mantenimiento que consiste en calibrar las llantas de manera correcta, de modo que se encuentren derechas y paralelas con respecto al suelo y entre ellas.

Regularmente, las ruedas deberían estar derechas, mirando hacia el frente, sin embargo, las inclemencias del camino, como los baches, pueden causar que las llantas se desalineen.

Publicidad

ABC para mantener tu vehículo como nuevo

La alineación de las ruedas ayuda a mantener la estabilidad del vehículo y prolonga la vida útil de las llantas. Si la alineación no es la adecuada, ocurrirá un desgaste anormal en las llantas.

3 razones por las cuales se requiere alineación de ruedas

  • Para detener el vehículo al desviarse hacia un lado.
  • Para evitar desgaste indebido de los neumáticos y los componentes de dirección y suspensión.
  • Finalmente, asegurar una excelente estabilidad en la carretera.

¿Cómo saber si debe alinear su carro?

  1. Desgaste irregular de los neumáticos: cuando el carro está desalineado, los neumáticos no se desgastan de manera uniforme. Esto puede provocar que la vida útil de los neumáticos se reduzca significativamente y aumente la necesidad de reemplazarlos con mayor frecuencia.
  2. Problemas de manejo: la falta de alineación puede causar que el vehículo tire hacia un lado o que tenga una dirección inestable, lo que puede dificultar el control del automóvil.
  3. Aumento del consumo de combustible: cuando el carro está desalineado, los neumáticos pueden experimentar un mayor arrastre y resistencia al rodaje. Esto puede resultar en un aumento en el consumo de combustible.
  4. Seguridad en la conducción: una alineación adecuada es esencial para mantener la estabilidad y el control del vehículo. (I)