Esa acostumbrada llegada de hombres cargando planchas de cangrejos y sus ajetreadas negociaciones en el muelle del mercado Caraguay variaron la mañana de ayer cuando se inició un nuevo periodo de veda del apetecido crustáceo.

Los principales protagonistas en la captura y comercialización conversaban y evaluaban a qué se dedicarían este mes. Unos venderían otros mariscos, otros trabajarían como albañiles y muchos más tomarían descanso obligatorio.

Mariano Parrales, dirigente de cangrejeros, comentó que vendería conchas y mejillones que pesca con trasmallo en la zona de Puná. Venderá 12 conchas por $ 5, y el precio variaría dependiendo del tamaño.

Lo decía mientras un grupo de comerciantes se preparaba para ir a Puerto Roma a las festividades de san Jacinto.

Publicidad

El cangrejero Julián Pincay aguardaba para evaluar si llevaba a esos pasajeros hacia esa reunión y obtener de $ 40 a $90 llevando a unos 30 pasajeros que no cuenten con movilización. “Aprovecharé para darle mantenimiento a mi canoa también”, indicó.

José Lindao, otro de los expendedores, dijo que aprovecharía estos primeros días del mes para disfrutar en familia, y luego evaluaría trabajar en albañilería. Descartó este año capturar camarón. “Da la mitad de los ingresos de venta de cangrejo, uno más se maneja con ahorros”, dijo.

Óscar Aponte, en cambio, venderá jaibas, diez pequeñas por $ 5, las medianas a $ 2 y las grandes por $ 3 cada una. Precisamente algunos locales que venden cangrejo reemplazan su oferta por la jaiba.

La noche del martes, previamente al inicio de la veda, comensales coparon los locales de venta de distintos platillos elaborados con el crustáceo.

Manuel López, dueño del cangrejal H.L.H.A.L., ubicado en Sauces 6, expresó que se abastecieron con ocho cacheras, en cada una vienen 104 cangrejos. “Hemos doblado la inversión, así como el personal para atender a clientes”.

Asimismo, Marthita, en la misma zona, vendió más de 40 planchas de cangrejo. (I)

Apuntes
Veda de un mes

Prohibición
Esta segunda veda en el año se debe a la muda del caparazón del cangrejo. Está prohibida la captura, posesión, procesamiento, transporte y comercialización de la especie. Inspectores de pesca a nivel nacional realizarán operativos de control.