El número de emergencias COVID-19 ha bajado, pero enfermos siguen llegando. Momentos de tristeza, desesperación y miedo aún viven pacientes que acuden a los hospitales de Guayaquil para ser asistidos en consulta externa, hospitalización y en las unidades de cuidados intensivos (UCI).

El descenso de casos confirmados de 2,2 a 1,8 por cada 10.000 y de fallecidos de 9 a 7 conllevó a que Guayaquil pase a la fase 1 en el control de la pandemia, con la eliminación de restricción vehicular y el aumento de aforo. Sin embargo, para médicos, este escenario no debe relacionarse con que ya no hay pandemia, ya no hay enfermedad grave y peor que los hospitales no tienen enfermos y que no se debe hacer creer una “falsa confianza” al mostrar salas de emergencias COVID-19 sin pacientes, porque eso es variable. “Puede que en un momento no haya pacientes, y en unos minutos después acudan porque es una sala de emergencia, se recibe, se hospitaliza, se deriva, eso pasa en centros públicos y privados”, indicó el doctor Alberto Campodónico, intensivista del hospital clínica Kennedy Alborada.

La ocupación UCI COVID-19 en Guayaquil es del 75% tanto en hospitales públicos como privados, según el reporte epidemiológico de la Mesa Técnica de Salud de Guayaquil. Médicos indicaron a este Diario que sigue habiendo pacientes con coronavirus

Añadió que sí es evidente el descenso de casos en un 50 %, pero que la ciudadanía debe cuidar al máximo la bioseguridad porque de lo contrario otra vez colapsará el sistema de salud como lo estuvo en abril pasado con UCI al 100 % y enfermos en lista de espera.

Publicidad

Ayer, en exteriores del hospital del Guasmo sur, ciudadanos estuvieron atentos a la evolución de sus familiares que ingresaron por COVID-19. María, residente de la Trinitaria, comentó que con su esposo salieron a unos compromisos hace dos semanas y días después él empezó con dolor de cabeza, fiebre, malestar en la garganta, luego le empezó a faltar el aire y lo decidieron traer. “Era como que le cortaban la respiración, pensé que se me moría, entonces lo trajimos y lo recibieron de inmediato, ya está estabilizado pero sigue en observación”, comentó la mujer.

Asimismo, en el hospital Teodoro Maldonado Carbo (HTMC) hay 34 pacientes internados en UCI COVID-19, solo dos camas disponibles. Y en hospitalización hay 6 camas ocupadas de 14 disponibles.

El doctor Ricardo Soto Espinoza, coordinador de áreas críticas del HTMC, comentó que llegan de diez a quince pacientes a la emergencia con sospecha de COVID-19, de los que se ingresan tres a cinco diarios, hace un mes veían de 15 a 20 pacientes graves para ingresos al hospital. “Antes veían en las ambulancias y por eso es que se abrió el hospital campaña, que ahora tenemos a una persona allí”, indicó.

Agregó que los pacientes que ingresan llegan en condiciones muy graves, críticos de mucho cuidado. “Tienen tomados sus pulmones en un 90 %-95 % y la intubación y asistencia mecánica son la medida terapéutica de prioridad”, explicó el doctor.

Él añadió que en algunos casos el HTMC recibe pacientes con COVID-19 del hospital Los Ceibos, ya que tienen alguna complicación adicional y necesitan tratamientos específicos con que cuenta ese hospital de tercer nivel, por lo que su ocupación es mayor.

Un flujo alto de pacientes también se recibe en el hospital Bicentenario del Municipio de Guayaquil, centro que se creó para dar atención durante la crisis sanitaria, descongestionando los otros hospitales. Allí llegan entre 80 y 90 pacientes con sospecha de COVID-19 a diario, de esos quedan ingresados entre doce y quince pacientes por atención moderada o grave, detalló el doctor Iván Barreto, director de ese hospital.

Publicidad

“En este momento tenemos 75 pacientes ingresados, incluso algunos que ya han sido vacunados de segunda dosis que seguramente sin la protección de la vacuna estuvieran más complicados. Pero pedimos a la ciudadanía que no debe relajarse con las medidas de bioseguridad, distanciamiento, evitar aglomeraciones, para evitar enfermarse”, insistió el especialista.

Pacientes en exteriores del Hospital Bicentenario. Foto: Carlos Barros / El Universo. Foto: El Universo

Ayer, en exteriores del hospital Bicentenario, decenas de personas esperaban en carpas para ser atendidas por sospecha de COVID-19, el escenario era similar al que se ha visto durante toda la pandemia, entre alza y disminución de casos.

Los casos también son atendidos a nivel privado, en domicilio. El doctor Jorge Luis Portes comentó que en las últimas 48 horas han aumentado los pacientes y las pruebas de rayos X con diagnóstico de COVID-19. “La gente ha bajado mucho los cuidados, los parques llenos. Se ha desbaratado la estrategia de protección. Calculamos de diez a catorce días en que esto va a subir, recordemos el intercambio comercial con Quito que van y traen el virus. A esto hay que sumarles las nuevas cepas”, explicó.

Agregó que el no querer vacunarse también incide en los nuevos casos. Por ejemplo, un paciente de 37 años que trabaja en el sector estratégico no quiso vacunarse y en uno de sus viajes a Quito se infectó con COVID-19. “Decidió no vacunarse y ya le dio coronavirus, sin síntomas importantes pero con el 50 % de los pulmones tomados, satura 90 %, puede complicarse”, comentó el doctor.

Sector productivo está contento con fase 1 en Guayaquil; mientras que gremio médico cree que es un tanto apresurado, pero llama a cuidarse

Para el doctor Campodónico, en las próximas semanas ya se verán las consecuencias del Día del Padre. “En las noches hay más relajamiento de las medidas, consumo de alcohol, cómo controla la fiestas en casa, las medidas de restricción vehicular, en la madrugada”, manifestó.

Médicos indicaron que la mascarilla forma parte de nuestra vestimenta y que el COVID-19 llegó a quedarse mucho tiempo, más si no se toman las medidas de bioseguridad.

Recorrido en Inspi

El vicepresidente Alfredo Borrero recorrió ayer el Instituto Nacional de Investigación en Salud Pública (Inspi), antiguo instituto Leopoldo Izquieta Pérez, en el norte en Guayaquil.

Él lamentó que la infraestructura del hospital no es la adecuada y que este espacio es necesario. “Nos reuniremos el 15 de julio y allí ya las tres mesas técnicas van a tener un informe, también con sustento jurídico, vamos a presentarle al presidente de la República, Guillermo Lasso”, explicó.

Añadió que ya representantes de la Acess, Sercop y de los hospitales mantienen reuniones para empezar a adquirir los medicamentos e insumos necesarios para los pacientes.