El bosque seco ubicado en la ciudadela Samanes 1, en el norte de Guayaquil, sería convertido en área protegida, así lo manifestó María Fernanda Rumbea, directora de Ambiente del Municipio de Guayaquil.

“El bosque tiene ceibos de más de 150 años. Es para nosotros prioridad preservar y conservar el ambiente y el ecosistema. Aquí viven aproximadamente 500 loras que también están en peligro de extinción, estos árboles son sus hogares”, expresó la funcionaria municipal.

Emilena Aguayo, representante de la comunidad, explicó: “Teníamos diez años en esta gestión y hemos recibido de manera favorable nuestra petición y estamos avanzando dentro de esto”.

Los moradores del sector denunciaron que personas desconocidas estarían realizando cerramientos de los predios del parque.

La Dirección se comprometió con los vecinos a proteger la fauna y flora del bosque seco. (I)