La Dirección de Justicia y Vigilancia del Municipio de Guayaquil realizó varios operativos la noche del viernes para evitar aglomeraciones. Esta serie de controles se desarrollaron en diversas zonas de la urbe porteña.

Los puntos específicos donde se centraron los operativos fueron calles del centro y la ciudadela Urdesa, en el norte.

Quince establecimientos fueron clausurados por incumplir el aforo permitido y las medidas de bioseguridad establecidas por el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal.

Siete restobares, cinco licoreras, dos salsotecas y un local que funcionaba como bar clandestino fueron cerrados por funcionarios municipales y policías.

Cinthya Burgos, especialista de Control de Centros Nocturnos de Justicia y Vigilancia, informó que en uno de los locales, ubicados en el centro, se halló a personas bailando sin usar mascarillas.

“La pandemia aún no ha terminado, debemos tener conciencia y cuidarnos entre nosotros, y más que todo seguir cumpliendo lo que dispone el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal”, dijo Burgos.

El horario de funcionamiento permitido para los establecimientos autorizados es hasta las 23:50. De no acatar las disposiciones, los dueños de locales pueden recibir multas de 1 a 7 salarios básicos. (I)