Quejas y malestar se replican en diversas zonas de Guayaquil pues en los últimos cinco días se han reportado tres cortes del servicio de agua potable, por daños en tuberías.

El último se reportó la noche de este martes 24 en la avenida Benjamín Carrión, norte de Guayaquil. Una tubería de 800 mm sufrió un desperfecto, por lo que miles de personas que habitan en las ciudadelas Alborada, Sauces, La Garzota y las avenidas Benjamín Rosales no tuvieron el suministro del líquido vital.

Pasadas las 21:00 del martes, varios tanqueros abastecieron de agua a los moradores de estas zonas. El corte se extendió hasta las 09:00 de este miércoles 25. Paulatinamente, el servicio fue restableciéndose.

“Siempre tenemos el mismo problema. No avisan con anticipación. Luego de que suspenden el servicio notifican que no habrá agua. Pero en las facturas no vemos el descuento por esas horas o días en que no nos dieron el servicio”, manifestó Michelle Espinoza, moradora de Sauces 2.

Publicidad

Pero este corte se dio apenas horas después de otro registrado en el bloque 3 de Flor de Bastión, en el noroeste. Cerca de las 16:00 del lunes 23, Víctor Sánchez observaba los trabajos de reparación de una tubería de 160 milímetros en la manzana 639 de ese sector.

Técnicos de la concesionaria Interagua trataban de enmendar el daño, ocurrido durante excavaciones para la instalación de alcantarillado en este sector guayaquileño, por parte de la empresa encargada de estas labores.

El hecho generó que otras zonas del noroeste como Paraíso de la Flor, Tiwinza, las cooperativas Balerio Estacio, Janeth Toral o la urbanización EcoCity se queden sin el servicio de agua potable.

“A eso de las 2 (de la tarde) me di cuenta de que nos habíamos quedado sin agua porque iba a lavar los platos. Ahí un vecino me dijo que tampoco tenía, y avancé hasta acá para preguntar”, manifestó Sánchez, quien vive a pocas cuadras de donde se suscitó el daño de la tubería.

Anuncian nuevo proceso sancionatorio contra Interagua por malos olores en lagunas de oxidación

En el bloque 7 de Flor de Bastión, Daniel Reyes lamentó el corte de agua. “No tenemos agua desde las 2 (de la tarde), ni siquiera avisan que habrá corte, no nos dan tiempo para recoger agua, guardar en tachos, en lavacaras. Tampoco sabemos a qué hora regresará el agua”, refirió el ciudadano.

Pasadas las 19:00 del lunes, los trabajos de reparación de la fuga en la tubería habían culminado. No obstante, en varias etapas de Flor de Bastión el suministro de agua potable no volvió sino hasta las 21:00.

Publicidad

El martes en la mañana, el servicio de líquido vital en la zona ya se había restablecido con normalidad, refirieron Sánchez y Reyes.

Pero este hecho se dio apenas horas después de un corte imprevisto de agua potable en varias urbanizaciones apostadas sobre la autopista Narcisa de Jesús, en el norte de Guayaquil.

En este último sitio, se registró un daño en una tubería de 500 mm, según Ilfn Florsheim, vocera de la concesionaria Interagua.

Ella explicó que los cortes de agua en la ciudad son provocados por diversas causas, como daños por trabajos en vías y vetustez de las tuberías.

“El de ayer (lunes en Flor de Bastión) fue causado por maquinaria, tienes a veces obra pública, no es que lo hacen a propósito sino por temas de la excavación, por diferentes razones pueden tocar un tubo las máquinas, lo rompen y obviamente entramos a reparar rápido”, refirió Florsheim.

En otras zonas, se realizan cortes programados para la rehabilitación de redes que se encuentran en mal estado por su tiempo de uso.

Florsheim explicó que también hay otras razones para los daños en las tuberías.

“A veces, pesos extraordinarios sobre las vías bajo las cuales están las tuberías que también pueden ser casos. Por ejemplo, se ha dado que algunas calles o avenidas han venido con tránsito regular, común y de repente comenzaron a volverse súper traficadas y eso termina deformando y aplastando tuberías que están abajo”, sostuvo Florsheim.

Abren proceso sancionatorio contra Interagua por corte prolongado que afectó a sectores del sur de Guayaquil

Interagua tiene la concesión para la operación, administración y mantenimiento de los sistemas de agua potable y alcantarillado en Guayaquil desde hace 20 años. Y a diario, las quejas se replican por el servicio que ofrecen.

Para el especialista técnico José Ramírez, las tuberías utilizadas para el paso del agua tienen una vida útil de 25 años. “Con el paso del tiempo, se va deteriorando el recubrimiento interior, entonces eso tiende a ir bajando el tiempo de servicio que puede tener”, expuso.

Y siguió: “Si una tubería ha perdido el espesor, lógicamente manteniendo la misma presión corre el riesgo de ruptura”. Refirió que en varios casos, se ha encontrado arena o residuos de metales en las tuberías.

“Cuando uno realiza un diseño, hace un cálculo de presiones versus espesor de tubería. Cuando el espesor de tubería se ha ido perdiendo, lógicamente no es la misma resistencia a la presión y eso va a traer consigo que se produzcan roturas en la línea”, manifestó Ramírez. (I)