En las últimas semanas, se han registrado nueve incendios forestales en la vía a la costa y la vía a Daule, según información de la Corporación para la Seguridad Ciudadana de Guayaquil (CSCG).

Según esta entidad, al menos 70 hectáreas de vegetación se consumieron durante los incendios.

Este problema se ha intensificado en septiembre y octubre de este año. Las llamas han terminado con decenas de hectáreas de zonas protegidas, como el cerro Colorado, a la altura de la autopista Narcisa de Jesús, en el norte de Guayaquil, donde habitan varias especies de flora y fauna.

Para Martín Cucalón, primer jefe del Cuerpo de Bomberos de Guayaquil, los incendios en estas zonas son producto de la presencia de personas que invaden y se asientan en los cerros para habitar.

Publicidad

“El tema de las invasiones es gravísimo. Nosotros hemos llegado a veces a los incendios y hemos encontrado que todo el bosque ya fue cortado, ya fue talado; entonces, lo que están haciendo es quemándolo y, en una semana, dos semanas después, está todo lleno de casas que lo han invadido”, manifestó el primer jefe bomberil.

Al llegar a zonas protegidas para combatir el fuego, miembros de la División Técnica Forestal y Ambiente de Bomberos de Guayaquil han hallado covachas armadas, restos de madera y material inflamable.

“Por la zona aledaña de Bastión, cerca de la Perimetral, uno va viendo cómo van quemando cada vez más y van aumentando las invasiones, y eso se ha convertido en un problema para nosotros como bomberos y para el tema medioambiental también”, refirió Cucalón.

Explicó que entre las recomendaciones que ofrecieron a representantes de entidades, como la Dirección Municipal de Gestión de Riesgos y el Ministerio de Ambiente, Agua y Transición Ecológica, está la de controlar el crecimiento de las invasiones en los bosques y que estos sean reforestados.

“Y si lo invaden, que estas personas sean desalojadas, porque es la única manera que tenemos de parar estos daños”, manifestó Cucalón.

Bomberos piden tomar acciones para evitar afectación al medio ambiente. Foto: Cortesía del Cuerpo de Bomberos de Guayaquil.

El jefe bomberil explicó que uno de los problemas que propician los incendios en espacios protegidos de la urbe porteña es la falta de guardabosques.

Publicidad

Con él coincidió Xavier Salgado, especialista en agroecología y desarrollo sostenible. Indicó que los bosques están desprotegidos y que no existe el control adecuado para el ingreso de personas.

En recorridos que realiza en otros cerros, como Paraíso (norte de la ciudad), ha encontrado fogatas prefabricadas y cañas quemadas.

Salgado explicó que es necesaria una señalización adecuada en estos espacios protegidos por parte del Ministerio de Agua, Ambiente y Transición Ecológica, además de la presencia constante de al menos un guardabosques en cada una de las áreas protegidas de la urbe porteña.

El especialista lamentó la pérdida de especies que viven en los cerros luego de estos incendios.

El fortalecimiento de la educación ambiental en la ciudadanía y la protección de especies son algunas medidas que ayudarán a disminuir los impactos en estos ecosistemas, según Salgado.

Agregó que la empresa privada puede participar con proyectos e iniciativas ambientales con el objetivo de prevenir estos hechos y educar a los ciudadanos.

A pesar de las recomendaciones de controles en estas zonas, los incendios continúan. La tarde del pasado sábado se registró un incendio forestal en el kilómetro 11,5 de la vía a la costa, a pocos metros de una gasolinera del sector.

Al menos diez unidades de combate contra incendios del Cuerpo de Bomberos —entre ellas, una de abastecimiento— trabajaron en el sitio. Personal de esta entidad laboró en varios focos para sofocar las llamas. El incendio fue controlado luego de tres horas.

La semana pasada se reportó un incendio en un tramo de la avenida Juan Tanca Marengo, norte de la ciudad. Además de la vegetación, personal bomberil halló restos de madera y basura que habían sido prendidos con fuego por recolectores. (I)