El hospital del IESS Teodoro Maldonado Carbo (HTMC) no ha podido atender la demanda de prótesis que tienen sus pacientes, algunos desde hace cinco años. Hay 229 afiliados y jubilados que esperan este dispositivo para recuperar la movilidad de una de sus extremidades.

Solo el año pasado 2023, el HTMC publicó siete veces el proceso para adquirir las prótesis, entre junio y noviembre. En el primer intento solo un proveedor -Marcelo Freire S. A.- presentó su proforma para el estudio de mercado; en la segunda y tercera publicación no se receptó ninguna cotización; en la cuarta y quinta, nuevamente una empresa -Marcelo Freire S. A.- entregó su listado de precio; en la sexta publicación nadie participó; y en el séptimo y último intento, en noviembre, solo Marcelo Freire S. A. envió su proforma por $ 2′035.673.

Con esa única cotización, el hospital del IESS elaboró el presupuesto referencial, siguió el proceso y adjudicó, el 27 de diciembre, la elaboración de 233 prótesis a la compañía Marcelo Freire S. A. Durante ese lapso, el Observatorio de la Seguridad Social del Ecuador alegó que habría direccionamiento en este contrato y pidió a las autoridades del IESS que se suspenda la licitación.

Publicidad

Pacientes y familias reclaman al IESS: “Para cuándo las prótesis para amputados”

El Sercop suspendió temporalmente esta adquisición hospitalaria ante denuncias por presuntas irregularidades. Algunos proveedores de prótesis cuestionaron, además, que esta compra estaba supuestamente ‘sobrevalorada’ y rechazaron que no se hayan considerado dos cotizaciones enviadas por correo electrónico. Una de las proformas era -según comentaron- $ 350.000 menos que los $ 2 millones presupuestados por el hospital.

“Es que todos podíamos ofertar, pero nadie lo hizo, porque ya vimos problemas en esto y en aquello, y vimos que está direccionado, este contrato ya está dedicado para alguien; más bien nos enfocamos en hacer las preguntas para ver si el hospital puede retomar de cero el proceso y hacer mejor los parámetros para calificar”, comentó una empresaria dedicada a la elaboración y venta de prótesis, en diciembre pasado.

El gerente de aquella época, Roque Villacís, sostuvo que cumplieron la ley y que publicó el proceso para que todos los interesados participen: “Pero solo viene uno, los otros dos vinieron a destiempo y por canales no oficiales, enviaron sus propuestas por correo cuando hay toda una herramienta que tiene el Sercop; el comportamiento del mercado es del mercado, no me pregunte a mí”.

Publicidad

Días después de sus declaraciones, Villacís no adjudicó la compra. El gerente encargado, Miguel Ángel Torres, firmó la asignación de la empresa Marcelo Freire S. A., rechazó los cuestionamientos de un supuesto direccionamiento y sobreprecio y señaló -en un comunicado, en diciembre- que la compañía “se ha caracterizado en cumplir con los preceptos legales de cualquier concurso y licitación estatal, en la que no siempre se nos ha adjudicado contratos ya que existe libre competencia en el mercado”.

Compañía Marcelo Freire S. A. responde a críticas de proveedores por contratación de prótesis en hospital del IESS: ‘Hemos cumplido los preceptos legales de cualquier concurso’

Un mes y medio después de la adjudicación, el 6 de febrero, el nuevo gerente del HTMC, Rubén Egas Peña, declaró desierta la compra de prótesis y órtesis por $ 2 millones. La decisión fue tomada por “considerarse inconvenientes para los intereses nacionales o institucionales todas las ofertas o la única presentada. La declaratoria de inconveniencia deberá estar sustentada en razones económicas, técnicas o jurídicas”. Esta es una de las cinco opciones que se establecen en el artículo 33 de la Ley Orgánica del Sistema Nacional de Contratación Pública para declarar desierta una licitación pública.

Publicidad

Resolución de desierto del proceso de compra de prótesis del hospital Teodoro Maldonado Carbo, del IESS. Foto: Captura del documento

Este Diario solicitó una entrevista con el directivo Rubén Egas para tratar este tema. Pero el Departamento de Comunicación del centro indicó que “debido a la agenda del doctor Egas, lamentablemente no puede dar entrevistas” y pidió que se envíen las consultas para ser atendidas por correo electrónico. Hasta el cierre de esta edición, el HTMC no remitió la información requerida.

En la declaratoria de desierto, Egas no dispuso la reapertura de este proceso, con el que se tenía previsto comprar 233 prótesis para 229 afiliados y jubilados que desde 2018 requieren este dispositivo. En 2023, el centro hizo una compra de 65 prótesis, pero aún quedaba una lista de espera de 229 pacientes.

“Más los que están en cola, a todos les va tocar esperar cuatro, cinco años o más para poder desenvolverse de una manera normal. Es una falta de sensibilidad por parte del gerente y cabe recalcar que ha sido una decisión unilateral, porque los informes de las áreas competentes (de contratación pública del HTMC, de Fisiatría, de Coordinación Jurídica) decían que no había ningún impedimento para que se suscriba el contrato”, indicó John Cabot, procurador común de los afiliados requirentes de prótesis del HTMC, sorprendido por la declaratoria de desierto de esta adquisición.

‘Todos podíamos ofertar, pero nadie lo hizo porque vimos que el contrato está direccionado’, dicen proveedores sobre compra en hospital del IESS en Guayaquil

Cabot se refiere a un documento con fecha de 1 de febrero, cinco días antes de que se firmara la declaratoria de desierto. En ese oficio, dirigido al gerente, la coordinadora jurídica del hospital, Karina Dueñas, señala que el proveedor adjudicado, Marcelo Freire S. A . “no incurriría en inhabilidad alguna, que pueda ser impedimento para la suscripción del contrato”, pese a que uno de sus dos accionistas tenía el RUP inhabilitado.

Publicidad

“El gerente Rubén Egas Peña ha tirado abajo el proceso cuando ha habido todos los informes favorables de Contraloría, Sercop y veedores, como Defensoría del Pueblo, Conadis (...), me da a creer y es lo que se presume, que habría intereses particulares y políticos que están afectando el derecho de más de 200 afiliados al Seguro Social que tenían que recibir sus prótesis”, insistió Cabot, quien días después de la resolución -el 8 de febrero- recibió una invitación del funcionario para tratar “el abastecimiento de prótesis de los pacientes”, la cual considera en el escrito como una “necesidad imperiosa”.

Pero Cabot no asistió, porque cree que es una ‘burla’: “Me convoca a reunión, pero después de declarar desierto, cuando lo ideal hubiese sido que la convocatoria se dé antes para explicar los motivos”, refirió y cuestionó que ahora los pacientes deberán esperar “meses, y meses” hasta que el hospital del IESS inicie un nuevo proceso.

En el documento enviado por Egas a Cabot, el directivo del HTMC explica que el 3 de enero recibió la recomendación de suspensión de la suscripción del contrato de parte de María Fernanda Roldán, directora nacional de Servicios Corporativos (e) del IESS. Además, hizo referencia que algunos departamentos del hospital emitieron ‘observaciones’ al proceso, que no se detallan en el escrito. (I)