En la cooperativa Santiaguito Roldós II, sur de la ciudad, el cabildo porteño culminó la primera intervención que realizó el programa Guayaquil de Colores.

Esta iniciativa tiene la finalidad de rescatar a personas que son adictas a las drogas.

En el programa se imparten charlas, talleres de empoderamiento, liderazgo y superación personal en las casas comunales de las zonas visitadas.

Además se elaboró un mural denominado El galpón de Fertisa, se dictaron charlas de formación de líderes, se organizó el taller Gasfitero Instantáneo y se desarrollaron otras actividades recreacionales para integrar a niños, jóvenes y adultos de ese sector del sur.

El acto de clausura de la intervención en esa zona se realizó el pasado sábado con un show de títeres para niños.

Además se instaló una clínica móvil municipal de Por un Futuro sin Drogas.

“Nos llena de mucha alegría, esa alegría que es bien representada por el color amarillo, y el verde de la esperanza que no debemos perder jamás, y este bello color rojo que representa todo el amor y dedicación que los vecinos han puesto para recuperar este espacio. Estos murales han sido pintados en su totalidad gracias a la autogestión y al trabajo en equipo de la comunidad y la Municipalidad”, dijo Enith Romero, directora municipal de Vinculación con la Comunidad. (I)