Queridos lectores: se acercan a pasos agigantados las fiestas de fin de año, días de dar gracias a Dios, Navidad y Año Nuevo, además de las reuniones en familia o con amigos. Me voy a adelantar para brindarles esta maravillosa receta de mi hermana Fernanda. La explicación de por qué es el superflán es sencilla, ya que ha requerido muchas pruebas para que el resultado sea un cremoso y espectacular flan, digno de cualquier mesa de fiesta. Y es del Chino porque mi cuñado (a quien llamamos así) es el principal catador de esa delicia.

Espero que la disfruten y agradezcan a su cocinero de hoy.

Ingredientes:

8 yemas de huevo

1 lata de leche condensada

Publicidad

1 lata de leche evaporada

¼ taza de azúcar

½ taza de crema de leche

Caramelo

1 ½ tazas de azúcar

Elaboración:

1. Prepare el molde donde va a ponerlo; es mejor usar uno clásico de aluminio o con teflón. En una sartén mediana, ponga la una y media taza de azúcar a fuego mediano. Con mucha paciencia permita que se derrita completamente el azúcar y tome un color caramelo.

Publicidad

2. En cuanto esté listo, vierta este caramelo en el molde donde pondremos a cocinar el flan y trate de embarrar el fondo y las paredes con el caramelo. Téngalo listo.

3. En una licuadora ponga todos los ingredientes del flan, yemas, leches condensada y evaporada, azúcar y crema de leche. Licúe muy bien para incorporar los ingredientes. Cierna esta preparación dentro del molde con el caramelo.

4. Ponga el molde a baño maría, dentro del horno, y cocine a 350º F o 175º C durante una hora, hasta que esté bien cocinado. Retire el flan del horno y déjelo enfriar antes de desmoldarlo. Les comento que es mejor hacerlo muy temprano en la mañana o el día anterior para refrigerarlo al menos 6 horas, porque así se compacta y se desmolda perfecto.

5. Al momento de servir con un cuchillo fino separe los bordes del flan del molde y dele la vuelta en una linda fuente. El éxito.

Nota. Rinde 12 a 15 porciones, aproximadamente.

Receta de Fernanda Baquerizo de Guzmán.