Tengo 54 años y un hijo de 16 años; soy madre soltera. Hace más de un año conocí a alguien por Facebook: 58 años, divorciado, de otra ciudad y región. Me gustó mucho; salimos a pasear. Yo lo idealicé y él me trataba muy bien, pero terminamos mal porque él tenía muchas amigas más. Me he enfermado de ansiedad; no lo puedo olvidar. Por más que sé que me falló, él nunca lo reconoció. ¿Cómo lo olvido?

Malú

En estos días y por diferentes razones, esta forma de relacionarse y de conocer nuevas o potenciales parejas se ha convertido en algo muy usual, aunque no por ello sea siempre lo más recomendable. En su exposición, no nos deja muy claro si ha tenido una relación formal con este caballero o si solo ha tenido una amistad amorosa pero informal con él.

Publicidad

Sin embargo, lo que sí es obvio es que usted se ha enamorado de esta persona y la ha idealizado mucho, lo cual le impide evitar los pensamientos recurrentes y en bucle al respecto de qué ha podido “hacer mal” para que esta relación no funcione o no haya resultado como usted hubiese deseado.

Por lo que la invito a analizar lo siguiente:

Normalice sus emociones. Comience por aceptar que es normal que se sienta triste, incómoda, frustrada y hasta enojada, pues esa persona se convirtió en alguien a quien usted había idealizado y cuyo proyecto amoroso se ha visto frustrado. Toda desilusión constituye una pérdida emocional y, como tal, es vivida como un duelo. Por tanto, es necesario transitar por las distintas etapas de este dolor emocional para poder superarlo.

Publicidad

Medite y aterrice lo que ha significado para usted esta experiencia. Si usted ha decidido que de quien se ha enamorado es una persona que no le conviene a su vida y a quien conoce muy poco, piense que esto no tiene tanto que ver con la persona en cuestión, sino con la insatisfacción y carencias que posiblemente encuentra en su vida. Pregúntese si se está sintiendo muy sola, si necesita apoyo para la crianza de su hijo o si sus pensamientos sobre la edad le han hecho pensar que debe buscar la compañía de una pareja. Y no es que esté mal querer tener una pareja: lo que estaría mal, en este caso, serían sus motivos. Le convendría revisar su situación personal, sus expectativas sobre sus metas y proyectos de vida.

Son varias las cosas que puede hacer para gestionar mejor esos sentimientos:

Publicidad

  • En principio, le recomendaría que evite aislarse: trate de compartir con amigos cercanos su experiencia, pues, aunque sus consejos no le sirvan de mucho, serían un valioso apoyo.
  • También le serviría escribir una especie de diario personal o dedicarse a actividades de las que disfrute, para ocupar su mente; no espere a tener ganas para hacerlas, solo oblíguese a hacerlas. Y, en general, mantenga sus hábitos de cuidado personal y de salud activos.
  • Evite contactar o saber de esta persona por redes sociales, así como también evite relacionarse con más personas de esta manera, hasta que no haya superado sus emociones.

Si, a pesar de hacer varias de estas cosas, usted sigue obsesionada con estas ideas, le haría muy bien conversar con un especialista que le ayude a superar esta situación de duelo.

Dra. Glenda Pinto Guevara

Psicóloga clínica, máster TBE (Terapia Breve Estratégica), terapeuta cognitivo

Teléfonos: (04) 232 4066, 099 961 2322

Publicidad