A lo largo de los años las propiedades de las plantas se han ido estudiando, así como su beneficio para el ser humano. En muchos casos, estas brindan nutrientes y permiten regular diferentes funciones, además de ser parte base de los compuestos con los que se elaboran diversos medicamentos.

El organismo necesita la depuración de diversas toxinas, la sangre tampoco es la excepción. En caso de no hacerlo, podría comenzar a evidenciar problemas de salud o trastornos como el acné y manchas en la piel.

La sangre puede llegar a contaminarse por las toxinas, grasas y otros residuos que circulan por el cuerpo, así como altos niveles de colesterol, triglicéridos y azúcar ocasionados por una mala alimentación.

Debe recordar que el proceso de depuración natural no es un tratamiento, sino más bien un complemento a un estilo de vida y alimentación. Es recomendable que toda acción sobre su salud sea acompañada de la supervisión de un profesional de la salud.

Estas son algunas de las infusiones medicinales que pueden ayudar a depurar su sangre a través de la orina:

  • Sauco: es una planta que tiene propiedades laxantes que se utiliza en tratamientos digestivos y para corregir trastornos del hígado y riñones. Las flores se pueden tomar a través de una infusión después de cada comida.
  • Té de bardana: es una planta de la cual se aprovecha su raíz y hojas, ya que tiene propiedades depurativas, laxantes y ligeramente diuréticas, indica Mejor Con Salud; se recomienda beber solo dos tazas de esta infusión.
  • Cola de caballo: se le atribuye como una de las propiedades ser diurético que favorece la emisión de orina y eliminación de toxinas, así como la eliminación de líquido.
  • Ortiga: las hojas y ramas tienen propiedades depurativas y diuréticas; al igual que la bardana, se la destaca en trastornos digestivos y renales.
  • Limón: además de las vitaminas que aporta al cuerpo, las infusiones con rodajas también tienen la función de depurar y mantener el cuerpo hidratado.

En caso de tener problemas renales no se recomienda aplicar alguna de las infusiones sin supervisión médica, además que no son tratamientos, sino más bien contribuyen a las funciones del cuerpo. Ante lo cual debe acompañar su día a día con una alimentación adecuada, actividad física, entre otras acciones.