Una toxina que se encuentra en alimentos, bebidas y otros artículos cotidianos permanece más tiempo en los cuerpos de los niños con autismo y TDAH, sugiere un estudio.

BPA significa bisfenol A, una sustancia química industrial que se ha utilizado para fabricar ciertos plásticos y resinas desde los años cincuenta.

El bisfenol A se encuentra en plásticos de policarbonato y resinas epoxídicas. Los plásticos de policarbonato se utilizan a menudo en recipientes que almacenan alimentos y bebidas, como botellas de agua. También es posible que se usen en otros bienes de consumo.

Publicidad

Ahora, investigadores de la Universidad Rowan y la Universidad Rutgers en Nueva Jersey han descubierto que los niños con autismo y TDAH no pueden expulsar el BPA de sus cuerpos tan rápido como los niños neurotípicos, es decir sin una condición neurológica que afecte su comportamiento.

CDC de Estados Unidos afirma que las tasas de autismo se han triplicado en los últimos 16 años

Los investigadores también creen que una mayor exposición al BPA puede aumentar el riesgo de desarrollar afecciones, pero admiten que no está claro cómo funciona.

Pero el nuevo vínculo seguramente reavivará los llamados a tomar medidas drásticas contra la cantidad de BPA permitida en los productos en Estados Unidos, que tiene algunas de las reglas más laxas del mundo occidental.

Publicidad

A principios de este año, los funcionarios europeos redujeron drásticamente la cantidad máxima de BPA 20.000 veces después de descubrir que es probable que millones de personas estén consumiendo demasiado del peligroso químico. Sin embargo, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) permite niveles mucho más altos.

“No puedo encontrar el coraje para seguir viviendo”: adolescente cansado de sufrir por su autismo y anorexia decide quitarse la vida y le deja un correo a su madre

Estados Unidos también tiene algunas de las tasas de autismo y TDAH más altas del mundo, y las tasas de autismo en particular han aumentado un 52 % desde 2017.

Publicidad

El estudio, publicado el mes pasado en la revista PLOS One, midió la eficiencia de la desintoxicación (la rapidez con la que el cuerpo elimina sustancias químicas como el BPA) en 66 niños con autismo, 46 con TDAH y 37 niños neurotípicos. Los participantes tenían entre tres y 16 años.

Para determinar cuánto BPA purgaron, los investigadores recogieron muestras de orina de cada niño entre las 10:00 y las 16:00, que luego se congelaron. El equipo también midió la ingesta dietética y vitamínica de los niños.

Descubrieron que los niños con autismo tienen un 10 % menos de capacidad para eliminar el BPA de sus cuerpos, mientras que los niños con TDAH tienen un 17 % menos de capacidad para eliminar la sustancia química.

El Dr. T. Peter Stein, profesor de la Escuela de Medicina Osteopática Roman-Virtua y autor principal del estudio, dijo que esta capacidad comprometida para eliminar el BPA y otros contaminantes del cuerpo es “la primera evidencia bioquímica sólida de cuál es el vínculo entre el BPA y el desarrollo”. de autismo o TDAH.

Publicidad

El BPA es un “disruptor endocrino”, lo que significa que puede imitar las hormonas del cuerpo e interferir con la producción y la respuesta a hormonas naturales como el estrógeno. También se ha relacionado con recuentos bajos de espermatozoides e infertilidad en los hombres, así como con cáncer de mama y de próstata.

Se encuentra en recipientes de plástico y botellas de agua, en el interior de latas de comida e incluso en gafas de sol.

Investigaciones anteriores han encontrado asociaciones entre los niños con autismo y la exposición al BPA, aunque este nuevo estudio es el primero en encontrar que los niños con esta afección son menos capaces de expulsar la sustancia química.

Aproximadamente uno de cada 36 niños en los EE.UU. tiene un trastorno del espectro autista (TEA), una discapacidad del desarrollo.

Las personas con TEA suelen tener problemas con la comunicación e interacción social, así como comportamientos e intereses restringidos o repetitivos. La tasa es mayor entre los niños (cuatro de cada 100) que entre las niñas (una de cada 100).

No existe una causa definitiva del autismo y las investigaciones sugieren que el trastorno se desarrolla a partir de una combinación de influencias genéticas y ambientales que afectan el desarrollo temprano del cerebro.

El trastorno por déficit de atención/hiperactividad (TDAH) es un trastorno común que normalmente se diagnostica en la infancia, pero en los últimos años se ha observado un aumento en los diagnósticos en adultos.

Los neurocientíficos no han determinado la causa del TDAH, aunque se cree que la genética desempeña un papel importante.

Los síntomas principales del TDAH, que normalmente se manifiestan antes de los 12 años, incluyen falta de atención y comportamiento hiperactivo-impulsivo. Las personas con TDAH pueden estar continuamente inquietas, incapaces de concentrarse en una tarea determinada, hablar excesivamente, interrumpir a los demás y distraerse fácilmente, entre otros síntomas.

Qué problemas para la salud trae la falta de vitamina B12 (y por qué no siempre se puede resolver tomando suplementos)

Los estimulantes son los medicamentos más utilizados para el TDAH porque aumentan los niveles de dopamina, un neuroquímico clave para la concentración y la atención sostenida.

Los medicamentos actúan disminuyendo la cantidad de dopamina que se reabsorbe en la neurona que la produjo en primer lugar.

Al ralentizar la recaptación de dopamina, el neurotransmisor tiene más tiempo para viajar de una neurona a otra, transmitiendo información y eventualmente uniéndose a un receptor, ayudando así a que los mensajes dentro del cerebro se transmitan y reciban de manera más efectiva.

Esto mejora la comunicación en partes del cerebro que producen dopamina y norepinefrina, una sustancia química que ayuda a una persona a mantenerse despierta, prestar atención y pensar con claridad.

La tasa de mujeres de veintitantos años que surtieron recetas de medicamentos para el TDAH como Adderall aumentó casi un 20 por ciento entre 2020 y 2021, mientras que esa tasa entre los hombres adultos de 30 a 39 años aumentó casi un 15 por ciento.

El auge pandémico de nuevas recetas ha contribuido a una escasez nacional de Adderall, que ha dejado a los niños incapaces de concentrarse y comportarse en la escuela, según padres de todo Estados Unidos.

El equipo dijo que se necesita más investigación para determinar si la exposición al BPA conduce a un mayor riesgo de desarrollar autismo o TDAH. (I)