Su piel es gruesa, están cubiertas de una especie de púas y cuesta horrores pelarlas. Esta es la piña, la fruta que al comerla ocasiona una sensación de escozor en la boca.

Si algunas vez te ha pasado notar que te pica la lengua al comer piña, no es que te suceda algo malo, ni que tengas alergia a esta fruta. Es normal, le pasa a todo el mundo.

Esta se da por el contenido en bromelina, una enzima que descompone las proteínas de la lengua, haciendo que pique. Afortunadamente es posible evitar este efecto.

La bromelina es un complejo enzimático que destaca por su actividad proteolítica, o dicho de otra forma, por su capacidad para digerir las proteínas y descomponer estas en aminoácidos.

A medida que comes más piña se va disolviendo la mucosa protectora que recubre tu lengua y paladar, lo que hace que esta zona sea más sensible a la acidez natural de esta fruta.

Cómo evitar que pique la lengua

Una forma fácil es decidirte por su versión enlatada, ya que así se reduce la cantidad de bromelina, sin alterar el aporte de otros nutrientes. Aunque debes tener en cuenta que de esta manera será mayor la cantidad de azúcares y calorías presentes.

Como la bromelina se concentra en cantidades mayores en el tallo (la parte central) puedes evitar ingerir esta, para minimizar el impacto.