El Adviento es el comienzo del Año Litúrgico, empieza el domingo 28 de noviembre y culmina el 24 de diciembre. Se los conoce por ser los cuatro domingos anteriores a la Navidad. Este término significa la ‘venida’ o la ‘llegada’ del Señor.

Adviento 2021: Importancia de la corona de Adviento y la preparación a la Navidad

El domingo 28 de noviembre pertenece a la primera de las dos partes del Adviento, acompañado de un marcado carácter escatológico –relacionado con parte de la teología–, que proclama la venida del Señor al final de los tiempos. Varios creyentes lo toman como un buen tiempo de reflexión y de cambios espirituales, así como de la unión familiar.

En el primer domingo, se indica que comiencen una oración sin ninguna vela encendida. Con un ambiente recogido y poca luz, es recomendable además colocar una imagen de la Virgen al lado de la corona, con un cirio a sus pies. De esta vela se puede tomar la llama para encender así la primera vela de la corona.

El padre Luis Espinoza explica que “Adviento es tiempo de oración, ofrecimiento por los demás, de desprenderse para dar a otros”. Además, recomienda algunas cuantas cosas a los fieles en esta época de Adviento:

Publicidad

  • Confesarse.
  • No faltar a misa.
  • Comprometerse con el Señor en la caridad.
  • Priorizar propósitos de vida.
  • Escuchar atentamente la palabra del Señor.

Oración para el primer domingo de Adviento

Todos: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Monitor: Nuestro auxilio es el nombre del Señor.

Todos: Que hizo el cielo la tierra.

Monitor: Comenzamos un nuevo año litúrgico con el tiempo de Adviento, tiempo de preparación y espera. Encender, semana tras semana, los cuatro cirios de esta corona debe ser un reflejo de nuestra gradual preparación para recibir al Señor Jesús en la Navidad. Las luces de las velas nos recuerdan que Él es la luz del mundo que ha venido a disipar las tinieblas. El color verde de la corona simboliza la vida y la esperanza que Él nos ha venido a traer.

Lector: Lectura tomada del libro del profeta Isaías: “Levántate, brilla, Jerusalén; que llega tu luz y la gloria del Señor amanece sobre ti. Pues mira como la oscuridad cubre la tierra, y espesa nube a los pueblos, mas sobre ti amanece el Señor y su gloria sobre ti aparece”.

Monitor: Quien dirige la oración, con las manos juntas, dice:

Publicidad

Nos recogemos unos instantes en silencio, e inclinando nuestras cabezas, vamos a pedir que el Señor bendiga esta corona de Adviento.

Oremos

La tierra, Señor, se alegra en estos días, y tu Iglesia desborda de gozo ante tu Hijo, el Señor Jesús, que se avecina como luz esplendorosa, para iluminar a los que yacemos en las tinieblas, de la ignorancia, del dolor y del pecado. Lleno de esperanza en su venida, tu pueblo ha preparado esta corona con ramos del bosque y la ha adornado con luces. Ahora, pues, que vamos a empezar el tiempo de preparación para la venida de tu Hijo, te pedimos, Señor, que, mientras se acrecienta cada día el esplendor de esta corona, con nuevas luces, a nosotros nos ilumines con el esplendor de Aquel que, por ser la Luz del mundo, iluminará todas las oscuridades. Te lo pedimos por Él mismo que vive y reina por los siglos de los siglos.

Todos: Amén.

Monitor: Vamos a encender ahora la primera vela de nuestra corona mientras cantamos la primera estrofa de –escoger la canción apropiada–. En esta parte, algún miembro de la familia puede unirse con acordes musicales de guitarra para acompañar el canto colectivo.

Todos: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. (I)