Un jefe piel roja de los Sioux podría ser beato. Antes de su bautismo a la edad de 40 años, se le conocía como Alce Negro y ahora está en camino a los altares de la santidad.

El primer paso para el largo proceso de canonización lo ha dado la Conferencia Episcopal de Obispos de Estados Unidos, manifestando su opinión favorable para la apertura de la causa de beatificación, informa el portal vaticannews.va.

Nicholas Black Elk, nombre de bautismo de Alce Negro, nació en Powder River el 1 de diciembre de 1863.

Alce Negro a los 12 años participó en la batalla de Little Big Horn (1876), en la que los Sioux dirigidos por Caballo Loco, su primo, derrotan a un cuerpo del ejército americano comandado por George Armstrong Custer.

Publicidad

En 1887, a los 24 años, viajó a Inglaterra para participar en el espectáculo de circo de Buffalo Bill llamado Wild West Show, indica ese portal.

En su autobiografía, titulada Alce Negro Habla, de John G. Neihardt, de 1932, define esa experiencia como “decepcionante”, tanto que al final de la gira regresa a Estados Unidos.

En 1890 luchó en Wounded Knee, donde fue herido en una batalla perdida por los pueblos originarios, la última de las guerras de estos pueblos. Fueron ellos también los que en el 2016 iniciaron una protesta contra el oleoducto en Dakota del Norte, indica vaticannews.va.

Alce Negro pertenecía a una dinastía (cuatro generaciones) que conocía la medicina tradicional. A los 9 años tuvo la visión de que sería un hombre de la medicina, mediador entre el mundo de los hombres y el de los espíritus.

En 1904 conoció a un sacerdote jesuita que lo invitó a estudiar el cristianismo en Rosario Santa Misión cerca de Pine Ridge, en Dakota del Sur.

El 6 de diciembre, en la fiesta de San Nicolás, fue bautizado como Nicolas William. Una vez bautizado no quiso nada más ser un fiel devoto, sino que se hizo diácono y comenzó a evangelizar.

Publicidad

En 1907, los jesuitas lo nombran catequista a causa de su amor por Cristo, su entusiasmo y su excelente memoria para el aprendizaje de la escritura y de las enseñanzas de la Iglesia. Durante la segunda mitad de su vida, él viajó extensamente a diversas reservas indígenas.

En cada lugar se dedicó a la predicación, compartir historias y a la enseñanza de la fe católica. Se le atribuye haber sido un puente para que 400 personas de los pueblos nativos americanos recibieran el bautismo, agrega el portal.

El 14 de mayo del 2016 la Conferencia Episcopal de Estados Unidos atendió una petición con más de 1.600 firmas para iniciar la causa de beatificación que la familia de Nicholas Black Elk presentó a monseñor Robert Dwayne Gruss, de la Diócesis de Rapid City, en el Sur de Dakota.

Alce Negro fue considerado un representante de la lucha no violenta por la dignidad de los pueblos nativos de América contra las fuerzas de la industrialización y del colonialismo.

Asimismo, el sufrimiento siempre estuvo presente en su vida, así lo demuestran la pérdida de su primera esposa y la muerte de tres hijos y de dos hijastras.

Él mismo padecía tuberculosis desde 1912, pero Alce Negro nunca se lamentaba de sus quebrantos de salud y testimonió hasta el último instante su fe católica: “Ahora mi corazón está triste, pero mi corazón nunca se volverá malo” escribió en una carta de 1948.

El 21 de octubre del 2017 se abrió el proceso de beatificación del famoso piel roja católico Nicholas Black Elk. Ese día, monseñor Robert D. Gruss, obispo de Rapid City (Dakota del Sur), inauguró el camino diocesano con la misa celebrada en la iglesia del Santo Rosario, que se eleva en el campus de la Red Cloud Indian School, cerca de Pine Ridge, indica vaticannews.va. (I)