Dos contenedores llenos de aletas de tiburón procedentes de Ecuador fueron descubiertos por funcionarios de aduanas de Hong Kong, China. Este decomiso representa "la mayor incautación de aletas" registrada en su historia hasta el momento, según un artículo publicado por el diario South China Morning Post.

La carga, de 26 toneladas, llegó en el mes de enero de este año. Los contenedores arribaron al país asiático con diez días de diferencia. Los funcionarios de aduanas los abrieron el 28 de abril y el 4 de mayo respectivamente luego de varios exámenes e inspecciones que realizaron a la carga.

Los oficiales dijeron que se levantaron sospechas porque los contenedores tenían marcas en español que los identificaban como pescado seco.

"Es inusual que algunos productos importados se describan en otros idiomas además del inglés", explicó el superintendente Danny Cheung Kwok-yin del grupo de aplicación de la ley marina del Departamento de Aduanas e Impuestos. Agregó que los funcionarios de aduanas habían incautado aletas de tiburón enviadas desde Ecuador anteriormente.

Publicidad

EL UNIVERSO trató de obtener algún pronunciamiento de la Fiscalía General del Estado de Ecuador, pero el equipo de comunicación dijo que no "han recibido información aún sobre el tema, apenas tengamos detalles daremos a conocer". En cambio, desde el Ministerio del Ambiente se aseguró que "están trabajando en un pronunciamiento".

Biggest shark fin seizure in Hong Kong history recovers 26 tonnes, mostly from endangered species, in shipments from Ecuador https://t.co/7itgarF05t

Los dos envíos, valorados en $ 1,1 millones, son más del doble de las 12 toneladas de aleta de tiburón incautadas en todo 2019.

"Cada envío que consta de 13 toneladas rompió la incautación récord anterior de 3,8 toneladas de aletas de tiburón controladas fabricadas en 2019", dijo Cheung Kwok-yin.

Además, indicó que ambos cargamentos fueron enviados desde el mismo remitente a la misma compañía de logística de Hong Kong. Los funcionarios de aduanas arrestaron al dueño de la empresa de logística, pero al hombre, de 57 años, fue liberado bajo fianza en espera de los resultados de la investigación.

Cada contenedor contenía más de 300 bolsas de nylon de aletas de tiburón secas, con aproximadamente el 90 por ciento de los productos de especies controladas.

Las aletas incautadas provenían principalmente de tiburones zorro y sedoso, ambas especies protegidas, según el departamento de aduanas. Las aletas habrían sido retiradas de unos 31000 tiburones zorro y 7,500 tiburones sedosos.

Publicidad

Cheung creía que al menos parte de la incautación era para consumo local y destinada a restaurantes y tiendas de Hong Kong, y señaló que la investigación continuaba y que era posible realizar más arrestos.

Gloria Lai Pui-yin, representante de la WWF-Hong Kong, dijo que la incautación proveniente de Ecuador "definitivamente nos sorprendió", señalando que, entre 2014 y 2018, se realizaron 30 incautaciones, pero el total solo ascendió a unas seis toneladas.

“Pero esto no significa que la demanda vuelva a aumentar. Podría ser que los comerciantes estén viendo la oportunidad de enviar las aletas de tiburón mientras que los funcionarios del gobierno en otros países están preocupados por los esfuerzos para combatir la pandemia de Covid-19 ”, señaló.

Lai dijo que, dado que las personas generalmente comen menos debido a la pandemia, era improbable un aumento local en la demanda de aleta de tiburón. Sin embargo, una encuesta de WWF a 859 personas todavía encontró que siete de cada 10 hongkoneses habían comido aleta de tiburón en 2018, principalmente en tres tipos de ocasiones: bodas, funciones de oficina y reuniones familiares. (I)