La furgoneta en la que viajaban doce miembros de una familia quedó completamente destruida luego de caer por un abismo y aterrizar en la misma vía que une Guaranda con Balsapamba, a la altura del sector conocido como El Torneado.

Los hermanos Leoncio y Víctor Hugo Quezada Vásquez retornaban de Baños hacia Naranjal con sus esposas, sus hijos, dos sobrinos y una niñera cuando se dio el lamentable accidente la noche del domingo, cerca de las 20:30.

Los miembros de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE) investigan cómo el conductor perdió pista y se volcó.

Once personas murieron instantáneamente y los bomberos retiraron los cuerpos de entre los fierros, pero en medio de los cadáveres descubrieron a Emilia, de 3 años, la hija menor de Leoncio y de María José Chica.

Publicidad

La menor aún tenía signos vitales cuando la trasladaron al hospital Martín Icaza de Babahoyo, donde la atendieron, pero falleció poco después producto de múltiples traumatismos, informó el ECU911.

Leoncio murió junto con su esposa y sus cuatro hijos, dos de su primer matrimonio.

Gracias a la gestión de algunos alcaldes, todos los cuerpos fueron trasladados hasta la morgue de Babahoyo y no a Guaranda.

En la capital de la provincia de Los Ríos el resto de la familia Quezada esperó hasta las 13:00 a que salieran uno por uno los féretros para viajar en un convoy militar hacia Guayaquil, pues Leoncio era miembro en servicio pasivo de las Fuerzas Armadas y la mayor parte de la familia Quezada vive en Guayaquil.

Precisamente el paseo a Baños se dio porque Leoncio y su familia estaban en Ecuador de vacaciones, pues desde hace algunos años vivían en Estados Unidos, en Nueva York.

“Leoncio invitó a su hermano, su cuñada y sus sobrinos a pasear por Baños de Agua Santa y se fueron el fin de semana. Él había venido un mes con su familia para pasar Navidad y fin de año aquí”, contó afuera de la morgue Benita Rocafuerte, prima de una de las mujeres fallecidas.

Publicidad

Yesenia Galarza sería la esposa de Víctor Hugo. Ella, su esposo y su hija de 16 años perdieron la vida en la vía. La mujer supuestamente era funcionaria pública en el Registro de la Propiedad de Naranjal, por lo que el alcalde Luiggy Rivera decretó tres días de luto en esa localidad de la provincia del Guayas.

Este lunes, cerca de las 15:00, llegaron los doce cuerpos a la sala de velación de la Junta de Beneficencia de Guayaquil.

El alcalde de Naranjal llegó al velatorio como parte del convoy y se refirió a la muerte de la familia Quezada.

Él mencionó que los hermanos fallecidos eran sus amigos, que habían sido compañeros de colegio y que incluso fue miembro de las Fuerzas Armadas junto con Leoncio Quezada antes pedir la baja.

“Fue mi amigo, mi camarada y lo consideraba un hermano”, aseguró Rivera, quien agregó que justo este lunes iba a reunirse con los hermanos en Naranjal para hacerle una despedida a Leoncio, porque su vuelo salía hoy y retornaba con su familia a Nueva York.

“Leoncio vino de Estados Unidos para disfrutar un mes de vacaciones, pero el último vuelo lo cogió prácticamente hacia los brazos del Señor”, mencionó el alcalde.

Entre los fallecidos están al menos seis menores de edad, y aunque la niñera fue identificada como Génesis Contreras, este lunes no se conocía si era o no mayor de edad.

Contreras era del sector de Socio Vivienda, en el noroeste de Guayaquil, y su cuerpo también llegó a la sala de velación de la Junta de Beneficencia junto con los miembros de la familia Quezada.

El alcalde Rivera mencionó que los doce cuerpos iban a ser velados unas horas en Guayaquil y que después algunos de los féretros serían sepultados en Naranjal, Milagro y en Ventanas.

En 2019, según cifras de la Agencia Nacional de Tránsito, se registraron 24.595 accidentes y 2.180 fallecidos en las vías. El año pasado la cifra se redujo por la pandemia a 16.972 accidentes y 1.591 muertos. (I)