Ecuador contará con datos estadísticos actualizados del sector agrícola y ganadero en el 2024. Hasta ese año, según informó el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), se prevén ejecutar todas las fases del Registro Nacional Agropecuario (Renagro).

A la fecha, el proceso impulsado por esta cartera de Estado se encuentra en la etapa de planificación, que se inició desde finales del 2020.

El registro cuenta con el respaldo de la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) y tiene por objetivo obtener información sólida y completa de los productores y de las características de sus predios, lo que permitirá ordenar la entrega de los programas y proyectos que ejecuta el MAG.

Santiago González, director de Generación de Datos de la cartera de Agricultura, explicó que el Renagro, a su vez, permitirá levantar la cédula de identidad del productor agropecuario. “Esta gran base de datos que vamos a obtener va a servir, además, para medir el impacto de la política pública en todo el territorio nacional”.

Publicidad

El cronograma de trabajo ya está establecido. En el primer semestre del 2022 se prevé completar la fase de planificación técnica, para luego, con la documentación, obtener el dictamen de prioridad de la Secretaría Técnica de Planificación del Gobierno y que el proyecto sea incluido en el Plan Anual de Inversiones (PAI) del 2022.

Para el segundo semestre de ese año se estima coordinar toda la parte logística de esta operación estadística de gran magnitud y, hasta el segundo semestre del 2023, acorde a las condiciones climáticas del país, se inicie con la ejecución del registro.

Una vez levantada la información, que se recogerá entre julio y diciembre del 2023, se avanza hacia una etapa de procesamiento para presentar datos a inicios de 2024.

Los datos del Renagro serán públicos y estarán incluidos dentro de un apartado en el portal del Sistema de Información Pública Agropecuaria (SIPA) que tiene habilitado el MAG.

Pablo Álvarez, director de Análisis de Información del MAG, detalló que el monto que se comprometerá en el censo agropecuario es de $ 30 millones distribuidos en cuatro años. De momento, la AFD y el Gobierno francés tienen el interés de financiar el proyecto. “Toda esta vinculación, a través de asistencia técnica, también funciona como un requisito para llegar a este financiamiento por parte de Francia”.

La recolección de datos que se levantará en el país, tanto de la cadena agrícola como de la ganadera, se realiza en Ecuador después de 21 años.

Publicidad

En el 2000 se realizó el III Censo Nacional Agropecuario a escala nacional, que contó con un cuestionario de 110 preguntas aplicadas a 162.818 unidades de producción agropecuaria (UPA). Las UPA son extensiones de tierra, dedicadas total o parcialmente a la producción agropecuaria, y que son consideradas como una unidad económica.

En esta nueva oportunidad, los brigadistas se acercarán a las unidades productivas (predios o terrenos) a escala nacional, incluida la región insular, para recoger datos sobre tipos de cultivo, riego, temas ambientales, empleo y agricultura familiar campesina. La definición de variables aún se trabaja para la elaboración del cuestionario definitivo.

Desde la óptica de los agricultores se destaca el plan, pero también hacen reparos.

Franklin Torres, presidente de la Federación Nacional de Bananeros del Ecuador (Fenabe), indicó que, en el pasado, hubo el mismo tipo de iniciativas con los mismos objetivos y, hasta el momento, no existen resultados palpables para el agro.

Torres insistió en que la estadística que deje este censo debe ser confiable, oportuna y, sobre todo, verdadera, para que se puedan tomar decisiones acertadas. “Los pequeños productores bananeros, que somos el 79 % en todo el país, reclamamos la inclusión en la toma de decisiones agropecuarias”.

El MAG reiteró que los productores que no están asociados o agremiados no estarán fuera de la planificación; los técnicos recorrerán todas las unidades geográficas. De hecho, para no dejar fuera del registro a ninguna zona del país, se ha dividido al territorio en sectores de investigación. De esta manera, detalla, se tendrán mapeados sitios para que los brigadistas hagan el barrido de información con todos los productores, desde los más pequeños.

El sector ganadero, en cambio, reiteró que antes de llegar a una operación estadística de esta magnitud se deben atender necesidades urgentes, como la vacunación contra la fiebre aftosa, cuyo refuerzo se realiza en este mes.

Francesco Tabacchi, presidente de la Asociación de Ganaderos del Litoral y Galápagos, dijo que si no se atiende esta urgencia en este año, no existirá ganado para censar en 2023. (I)