Aunque la mesa de diálogo entre el Gobierno y las organizaciones indígenas que trataba sobre recursos naturales no renovables y el extractivismo cerró con al menos nueve acuerdos, el trabajo continuará pues se acordó realizar análisis de diferentes temas a través de mesas técnicas y generar reformas a varias leyes con relación a esta industria.

Entre los acuerdos constan la moratoria a las actividades mineras e hidrocarburíferas sujetas a auditoría. Esta aplicaría a 15 bloques del sector de Morona Santiago y Pastaza. Pero tampoco se emitirán nuevos títulos mineros hasta contar con una ley de consulta previa, libre e informada.

En los acuerdos también se habla de realizar una consulta ambiental. Las observaciones sobre este tema se deben entregar hasta el 21 de septiembre.

Publicidad

Se hará, además, una evaluación integral en el campo hidrocarburífero y minero con carácter vinculante, a través de mesas técnicas. La idea es revisar licencias ambientales, contratos petroleros y derechos mineros otorgados. Se revisarán bloques de la ronda intracampos de la ronda suroriente y de los bloques 10, 14, 17, 61, 12, 16, 22, 29, 75, 74, 31 y 43. En materia minera se revisarán al menos dos proyectos de minería a gran escala en curso y 21 procesos de exploración de minería metálica, entre ellos Loma larga, La Plata y Curipamba.

Se acordó también la reforma a tres leyes claves del sector petrolero y la de la consulta previa, libre e informada. Se acordó la remediación ambiental de varios pasivos ambientales y también la desgraficación de concesiones mineras que pudieran estar incluidas en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas y zonas intangibles.

De acuerdo con Henry Llanes, asesor del sector social en las negociaciones de la mesa 5, se han conseguido importantes resultados hasta el momento. Entre ellos, destaca, la reforma a la ley de hidrocarburos, a la ley de Petroecuador, reforma a la ley minera, a la de circunscripción amazónica y la ley para la consulta previa y el tema de reparación de daños ambientales. Llanes dice que ya han pensado en las principales reformas de la ley de hidrocarburos. Así esperan generar una política petrolera que tenga que ver con contratos, comercialización, industrialización. Se determinaría un modelo tipo de contratos, que sería de asociación con la empresa privada. Además que cree la Superintendencia de Hidrocarburos y que contenga la ley de Petroecuador. Todo en una ley orgánica.

Publicidad

Sobre el tema de la moratoria petrolera indica que una vez que queden claras las normas, entonces, también quedará claro el manejo de esos recursos. Para que el tema sea una realidad a la brevedad, se buscará que el Gobierno envíe estas reformas por la vía económica urgente.

Entre tanto, María Eulalia Silva, presidenta ejecutiva de la Cámara de Minería del Ecuador (CME), hace una reflexión general en el sentido de que la minería es una actividad que representa el futuro del país, pues es el sector que más crece y es la responsable en gran parte de la mayor inversión extranjera que llega al país y que la economía tanto necesita. Reflexiona que en otros países se hace minería con estándares socioambientales y de transparencia, por lo que no se puede cerrar la puerta así como así a esta industria.

Publicidad

Sobre las mesas de diálogo, Silva dice que en los acuerdos aparecen varios términos que generan dudas. En este sentido considera que los temas por tratarse en mesas técnicas deben ser justamente esto, técnicos, sin dejar abiertas puertas a la interpretación ni a la ambigüedad.

Recalca que para la industria minera legal el objetivo es generar una industria bien hecha, una industria que respete al ser humano. Recalca que la buena noticia es que en Ecuador ya están las industrias serias que están comprometidas con los parámetros de calidad. Considera que las posiciones políticas que ahora se están manifestando a propósito de las mesas no nos hacen más atractivos para la inversión. Y explica, además, que como Cámara están realizando un análisis técnico y jurídico de los acuerdos.

Para Bladimir Cerón, presidente de la Coalición Petrolera, lamentablemente dentro de las mesas de diálogo la cuestión política está prevaleciendo sobre la cuestión técnica. Dice que Ecuador en 50 años ha producido apenas el 15 % de los recursos, por lo que se debería impulsar la inversión para que haya más posibilidad de exploración y mejor explotación. “Si no hay inversión, no hay producción”, explica. El limitar las actividades de la industria representa que Ecuador siga siendo deficitario de energía. Sobre el nuevo modelo de contrato que propone el sector social, explica que si este limita la inversión extranjera por tener un carácter político, no estaremos haciendo nada. (I)