El anuncio del presidente Guillermo Lasso sobre el contenido de la megaley Creando Oportunidades que tiene previsto que sea remitida este viernes a la Asamblea Nacional ya es materia de estudio para expertos, sobre todo en el tema laboral, segmento en los que el primer mandatario hizo varias revelaciones, con el fin de cumplir la meta de 2 millones de empleos nuevos, una promesa de campaña.

Esto, en un contexto en el que el empleo adecuado se colocó en 31,8 % y el desempleo en 5,2 %, mientras que 117.716 personas pasaron al subempleo en julio de 2021, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) publicadas el 24 de agosto pasado en la Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo (Enemdu).

“Para crear oportunidades tenemos que hacer más fácil que los ecuatorianos puedan trabajar juntos. Que quien tenga una idea para un negocio pueda desarrollarla en el menor tiempo posible, consiguiendo la ayuda que necesita en el mercado laboral”, sostuvo el presidente Lasso la noche del jueves.

Sin ahondar en el contenido de la Ley, que hasta esta hora todavía no se conoce, Lasso anunció que no se perderán las vacaciones acumuladas, que habrá opciones más variadas para gozar licencias de maternidad y lactancia, que la madre podrá escoger según su conveniencia y que se impulsará la conciliación familiar y corresponsabilidad ampliando la licencia para padres.

Publicidad

Guillermo Lasso propone una contribución especial para personas con patrimonios mayores a $ 500.000 y un ajuste al impuesto a la renta para quienes ganan más de $ 24.000 anuales

Además, que a emprendedores y artesanos se los considerará como negocios populares para fines tributarios, no habrá límites a las utilidades de los empleados, no se tocarán las utilidades ni jubilaciones. También se propone la opción de tener contratos alternativos a plazo fijo que podrán durar hasta cuatro años y si se pasa de ese plazo, todo contrato se convertirá en indefinido.

Y aclaró que bajo ningún concepto se derogará el Código actual vigente y que si un empleador quiere pasar un empleado actual al nuevo código, será penalizado.

Para Vanessa Velásquez, experta en derecho laboral, esto último es “lo más rescatable” del anuncio del presidente Lasso.

“Hay que tomar en consideración que no se puede permitir que so pretexto de la crisis derivada del COVID y la pérdida de empleos, así como la inestabilidad económica que el país ha sufrido, se sirva eso para soslayar los derechos de los trabajadores en abuso y cambio a una normativa mucho más flexible”, sostuvo la experta, quien considera que lo expuesto por Lasso es ambicioso, no es imposible, pero sí difícil, aunque espera revisar el documento entero cuando sea entregado al Legislativo.

Al respecto, el analista económico Jorge Calderón aseguró que ningún empleador puede obligar a un trabajador a pasarse a un código, tiene que ser voluntario.

Recordó que en el pasado, la contratación laboral fue mal utilizada por varias empresas, así como la tercerización. “Despedían a las personas y se las contrataba por otros lados para no pagarles tantos beneficios y se les bajaba el sueldo, entre otras cosas”, lamentó Calderón.

Publicidad

En tanto, Velásquez, con lo conocido hasta ahora, analizó que el proyecto revierte cambios estructurales en la contratación y espera que continúe así en la Ley, y que por ejemplo, se codifiquen las formas de contratación.

Presidente Guillermo Lasso plantea eliminar IVA a pañales, mascarillas, y el ICE para planes de telefonía móvil y vehículos eléctricos

“Es algo muy importante porque tienes formas de contratación de acuerdo ministerial, tienes contratación en la Ley de Apoyo Humanitario y sería mejor que ya el empleador tenga una codificación de las formas en las que puede constatar y tener claras las reglas del juego”, expresó Velásquez.

Sobre los contratos indefinidos después de los cuatro años, considera que podría ser un tiempo importante para el trabajador, aunque destacó que históricamente, según la proyección de la estabilidad de los trabajadores, esta se genera por su rendimiento y su eficiencia, mas no por el tipo de contrato que se firma, que lo que sí ha generado es la posibilidad de acceder a indemnizaciones.

Calderón se mostró de acuerdo, pues aseguró que según el estudio Global Entrepreneurship Monitor Ecuador, los emprendimientos en Ecuador duran en promedio tres años y medio y fracasan por la parte tributaria o por la contratación, en gran parte.

Velásquez agregó que se están abriendo las puertas del empleo cuando al empresario o al emprendedor se le dan reglas claras.

“Si te dicen que va a haber una estabilidad marcada después de los cuatro años del contrato, ya sabes cómo van a tener que hacer el proceso de contratación y cuánto tienes que provisionar para indemnizaciones”, agregó la experta, quien se mostró de acuerdo también con los anuncios referentes a la conciliación familiar, aunque espera que no se distorsione el porqué nace el derecho de un trabajador, a la cuenta que los beneficiarios directos de estos derechos son los menores.

No tocar utilidades ni jubilaciones promete Guillermo Lasso en las propuestas de megaley Creando Oportunidades

Para Calderón, estos beneficios son llamados salarios emocionales en otras instancias y los destacó como uno de los aspectos positivos del anuncio de Guillermo Lasso.

En tanto, sobre jubilaciones y utilidades, Velásquez espera tener el texto íntegro de la Ley, pues aseguró que todavía no está claro. Sin embargo, la semana pasada el ministro del Trabajo, Patricio Donoso, adelantó que en los contratos bajo esta nueva normativa se eliminaría el reparto de utilidades por el número de cargas familiares de los trabajadores.

“No se establecerá aquello que del 15 % del reparto de utilidades, el 66 % va a los trabajadores y el restante 33 % a las cargas familiares. Nosotros establecemos que el total del 15 % de reparto de utilidades sea totalmente repartible a los trabajadores, independientemente de sus cargas”, adelantó.