La vuelta del oso a las etiquetas de Güitig generó reacciones entre sus consumidores en los últimos días y llevó a que la marca plantee la posibilidad de hacer ajustes a ese diseño involucrando a talentos ecuatorianos.

Todo arrancó desde que un biólogo alertó en sus redes sociales de que la figura usada para representar al oso de anteojos del agua mineral era similar a un oso grizzly que consta en un banco de imágenes del portal 123rf.com.

Tesalia decidió introducir semanas atrás una edición especial de Güitig y reincorporó la imagen de un oso en su envase de vidrio retornable. Ya no puso el oso polar que hasta hace una década era parte del logo, sino un oso andino que habita en Ecuador. La empresa indicó que lo hizo por pedido de sus clientes.

El oso de las etiquetas del agua mineral está sentado, tocándose los patas traseras con las delanteras. El animal está en la misma posición del vector que aparece en el banco de imágenes, aunque el de Güitig tiene los rasgos de los anteojos.

Publicidad

La edición especial (botella personal y de un litro) se diseñó para que esté en el mercado local entre cinco y seis meses.

Güitig refresca su imagen y trae de vuelta al oso, pero esta vez de anteojos

Tras los comentarios generados por la similitud de las imágenes, la compañía indicó que acogía los comentarios de sus consumidores y anunció que pretende que el oso de anteojos se quede como una edición permanente, y evolucionar su diseño de la mano creativa de talentos locales.

La firma lanzó tres alternativas para impulsar un nuevo o varios diseños que ayuden a la conservación del oso de anteojos. Una de ellas sería seleccionar un diseño a través de un concurso con sus consumidores, a quienes conoce como Güitig Lovers. Sería un concurso de dibujo en el que “usen toda su creatividad para imaginar al oso andino en su hábitat y que trabajemos en equipo para concientizar sobre su importancia y conservación”.

Otra propuesta que planteó fue trabajar un diseño de la mano de un artista ecuatoriano para que la etiqueta del oso se convierta en una obra “que destaque el talento de nuestros artistas y concientice sobre la importancia del oso de anteojos y su hábitat”.

La imagen del oso que consta en un banco de un portal web.

El tercer planteamiento de la firma es crear varias ediciones especiales de la etiqueta del oso andino, trabajando de cerca con artesanos de las cuatro regiones del país, para que cada uno cree su versión del oso y su hábitat.

Güitig emitió una encuesta en Twitter para someter a votación estas alternativas. Hasta las 14:30 de ayer la primera opción registraba 34,7%, la segunda, 32,2% y 33% la tercera.

Varios consumidores destacaron en redes sociales la forma abierta con la que la marca abordó los cuestionamientos. (I)