La crítica situación de seguridad por la que atraviesa el país ha repercutido en los diferentes sectores que aportan a la economía. Uno de estos es el turismo, que calcula haber registrado pérdidas de alrededor de $ 300 millones en este mes, según dirigentes del sector.

Pero no solo la inseguridad ha influido para que el sector turístico se vea afectado, también hay otros factores, como los apagones que impactaron el año pasado, pero que por ahora fueron suspendidos hasta el 29 de febrero. Ahora la posibilidad de revertir se asienta en el feriado que se aproxima, el de carnaval, el 11 y 12 de febrero, así como la flexibilización en el toque de queda por el estado de excepción vigente con la semaforización.

Según Holbach Muñeton, presidente de la Federación de Cámaras Provinciales de Turismo del Ecuador, el turismo interno genera $ 3.000 millones anuales, mientras que el turismo internacional $ 2.200 millones, con lo cual sumaría $ 5.200 millones entre los dos rubros, pero el panorama actual ha representado un golpe, sobre todo cuando se dio la incursión en TC Televisión el 9 de enero pasado. “Ese fue un impacto muy potente que tiró a la baja la productividad y por eso es que hacen cálculos de unos $ 300 millones en pérdidas a nivel nacional”, explicó.

Publicidad

Para Joselo Andrade, investigador asociado al Instituto Ecuatoriano de Economía Política (IEEP), si bien el fin de los apagones es en extremo necesario, y los estados de excepción son parte de la estrategia de restablecimiento de la seguridad en el Ecuador, no se debe perder de vista que toda acción tiene un costo de oportunidad, en otras palabras, los estados de excepción y toques de queda no son neutros, y aunque en el análisis costo/beneficio parecen ser parte de las medidas necesarias para el retorno a la normalidad, esto no deja de tener un impacto sobre un sector importante de la economía.

De acuerdo con Francisco Jarrín, presidente de la Cámara de Industrias de Guayaquil, la decisión de suspender los apagones fue “excelente” y los trabajos se han realizado con normalidad y para la próxima semana esperan tener listo el reporte de enero.

Por su parte, Muñeton, quien también es presidente de la Cámara de Turismo del Guayas, indicó que la actividad venía recuperándose y estaban entre un 10 % o 15 % para llegar a las cifras del 2019, pero aquello no fue posible, ya que además de la situación actual, el año pasado se sumó la situación política por el decreto de la muerte cruzada y antes de eso estuvieron la pandemia, el aumento de los sicariatos, los sucesos en las cárceles, las extorsiones, los secuestros, entre otros, que afectaron. “Todo eso son impactos que no estaban en el radar de nosotros, de nadie, entonces lo que queremos ahora es paz, producir…”, señaló.

Publicidad

Mensajes: la Fitur, en Madrid, mejora ambiente del turismo en Ecuador

Cuando el presidente Daniel Noboa decretó el estado de excepción el 8 de enero pasado, Muñeton dijo que inicialmente el mercado “se contrajo, se frenó” y la “producción llegó a cero” y los negocios tenían ventas mínimas, pero ese panorama ha ido cambiando con los mensajes que el Ejecutivo ha emitido en la Fitur 2024, en Madrid, y los operativos de las Fuerzas Armadas. “Siento que es una motivación para el empresario para seguir”, enfatizó.

Andrade, por su parte, indicó que focalizar o semaforizar los toques de queda es reconocer que en el Ecuador enfrentamos circunstancias diferentes y por tanto no solo permite enfocar esfuerzos por parte de las fuerzas del orden, sino también trabajar y funcionar a negocios y empresas que necesiten operar en este tipo de horarios.

Publicidad

De acuerdo con Muñeton, Esmeraldas es una de las provincias más golpeadas por una situación que no es de ahora, sino que los problemas vienen desde mucho antes. Aunque hay optimismo, el dirigente y empresario turístico advirtió que todavía les hace falta mucho para volver a niveles prepandemia y existe preocupación por el factor económico. “Hay casos de empresarios que no tienen para pagar los sueldos completos, el IESS, el SRI, las deudas con la banca pública, por lo que han pedido a Asobanca, a la Corporación Financiera Nacional (CFN), ver qué se puede hacer, pero no han tenido respuesta y el Ministerio de Turismo suspendió una mesa técnica de seguridad”, dijo el titular de la federación.

Por su parte, el investigador asociado al IEEP indicó que es importante señalar que toda economía está intrínsecamente interconectada, de tal manera que toques de queda y horarios restringidos, aunque parezcan inicialmente afectar al sector turístico, hotelero y comercios nocturnos, terminan por impactar al resto de la economía. “Esperemos que el retorno a la normalidad esté muy próximo, pues es parte de lo necesario para la reactivación económica de nuestro país”, señaló. (I)