Un informe de la Cámara de Industrias y Producción (CIP) expone que en mayo de este año el sector privado sumó $ 13.326 millones en ventas, lo que representa un crecimiento del 43 % ($ 4.000 millones más) con respecto a los resultados del mismo mes de 2020.

Si bien las cifras son optimistas, todavía no se acercan a los niveles previos a la pandemia, indica el reporte que fue elaborado con información del Servicio de Rentas Internas (SRI). En mayo de 2019 las ventas alcanzaron $ 14.149 millones.

“Como sector empresarial esperamos que el ritmo de ventas siga creciente y de esta manera podamos recuperar la producción y consecuentemente el empleo”, expresó Pablo Zambrano, presidente ejecutivo de la CIP.

Según el reporte, todas las provincias continentales registran un incremento. En primer lugar se ubicó Zamora Chinchipe, seguida por Pastaza. Pichincha creció en facturación 17,3 %, Guayas 16,3 % y Azuay 45,1 %. Por el contrario, Galápagos tuvo una fuerte caída del 58 %; esta provincia se ha visto muy afectada por la falta de turismo, expone el balance.

De manera acumulada, entre enero y mayo de 2021 el sector privado generó $ 63.287 millones, lo que es un aumento del 16,4 % frente al mismo periodo de 2020. No obstante, al comparar los datos con las ventas del acumulado enero a mayo de 2019, nuevamente se observa un descenso del 5,4 %.

A nivel sectorial, las ventas totales de la industria manufacturera en el acumulado enero a mayo de este año tienen un crecimiento de 22,3% con respecto al mismo periodo de 2020, siendo este el segundo sector de mayor crecimiento por volumen. El comercio, con un aumento del 21,1%, es el que más crece. Construcción registra un crecimiento en la facturación del 21,6%. En términos relativos, el sector que más crece corresponde a atención a la salud humana (42,9 %). Los que registran retrocesos en este tiempo son arte y recreación (-13,3 %) y actividades administrativas (-7,6 %). (I)