Ecuador declaró este jueves obligatoria la vacunación contra el COVID-19, en momentos en que se mantiene el aumento de contagios en el país, informó el Ministerio de Salud Pública; se convierte en el primer Estado de América Latina que adopta esta decisión con carácter generalizado. En Europa, al menos tres tienen previsto hacer obligatoria la inoculación a partir de principios del 2022.

“En Ecuador se declara la obligatoriedad de la vacunación contra la COVID-19. Esta decisión se tomó debido al estado epidemiológico actual, es decir, el aumento de contagiados y a la circulación de nuevas variantes de ‘preocupación’, como ómicron”, indica el comunicado oficial.

Además, agrega, “obedece a la tendencia internacional que muestra la rapidez del contagio y la presión a los servicios de salud que tienen alta demanda en hospitalización”.

Publicidad

Ecuador reportó el último día 819 nuevos casos positivos y sumó un total de 539.037 contagios de la enfermedad durante la pandemia. Los fallecidos se elevaron a 33.634, entre los 23.815 confirmados con la enfermedad y los 9.819 probables.

Y sobre la vacunación, según información oficial, hasta el 21 de diciembre, 12,4 millones de personas contaban con la pauta completa (dos dosis) de vacunas, lo que representa el 77,2 % de los 16 millones de habitantes que constituyen la población objetivo a vacunar (a partir de 5 años).

Como fundamento legal para la decisión, el Gobierno ecuatoriano ha apelado a un artículo de la Ley Orgánica de la Salud que “declara la obligatoriedad de las inmunizaciones contra determinadas enfermedades, en los términos y condiciones que la realidad epidemiológica nacional y local requiera”.

Y como responsabilidad del Ejecutivo el “definir las normas y el esquema básico nacional de inmunizaciones” y “proveer sin costo a la población los elementos necesarios para cumplirlo”.

Publicidad

Las autoridades aseguran que hay vacunas en este momento para toda la población.

También apela al artículo 83.7 de la Constitución que impone como “deber de las y los ecuatorianos promover el bien común y anteponer el interés general al interés particular”.

Ecuador asegura haberse apoyado “en varios países europeos” como Alemania, Austria y Grecia, que “implementarán esta medida” a inicios de 2022.

En el caso de Alemania, donde más de 10 millones de personas no están vacunadas, se presentará un proyecto de ley en el Bundestag a finales de año, y se espera que la vacunación obligatoria se aplique en febrero-marzo de 2022, recoge France24.

Publicidad

Austria tiene previsto aprobar un proyecto de ley que hace obligatoria la vacunación a partir del 1 de febrero de 2022 y que prevé multas de hasta 7.200 euros para las personas que se nieguen a inmunizarse.

Grecia anunció a fines de noviembre que la vacunación será obligatoria para los mayores de 60 años a partir del 16 de enero, bajo pena de una multa de 100 euros al mes hasta que se inmunicen.

Además de estos tres países, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, respaldó a inicios de este mes el debate sobre la vacunación obligatoria.

En varios países la vacunación ya ha venido siendo obligatoria para trabajadores de los sectores sanitario, público y también del privado. Foto: EFE

No obstante, además de Ecuador y los países europeos donde entraría en vigencia en 2022, desde mediados de este año la vacunación ya era obligatoria para los adultos en Tayikistán, Turkmenistán y el Vaticano, donde hay sanciones que incluyen el despido para los empleados que se nieguen a recibir la vacuna.

Publicidad

En países como Estados Unidos, Italia, Reino Unido, Francia, Rusia, Grecia, Kazajistán y el archipiélago Fidji la vacunación ya ha venido siendo obligatoria para todos los trabajadores del sector sanitario y en algunos casos para empleados del sector público y también del privado, refiere El Periódico.

En Estados Unidos, la ciudad de San Francisco anunció sanciones para los empleados que no se vacunen y en Texas, más de 150 trabajadores de uno de los hospitales más grandes del estado fueron despedidos meses atrás luego de rechazar vacunarse. (I)