NOTICIAS

Publicidad

El ingreso al cráter y caldera del volcán Guagua Pichincha se mantiene prohibido

Este coloso se encuentra ubicado a 12 km al oeste de la ciudad de Quito, en la cordillera occidental de los Andes.

El Guagua Pichincha está formado en su mayoría por rocas de composición dacítica. Foto: Instituto Geofísico

Publicidad

La Secretaría de Gestión de Riesgos y el Ministerio de Turismo recuerdan a la ciudadanía y a los prestadores de servicios turísticos que todo tipo de actividad en el interior del cráter y caldera del volcán Guagua Pichincha se encuentra prohibida.

Esto incluye el descenso al cráter, visita a fumarolas, aguas termales, caminatas, escalada, andinismo o actividades similares. Se indica que aunque el nivel de actividad interna y superficial del volcán Guagua Pichincha en la actualidad es bajo, en el interior del cráter y la caldera existe riesgo alto de que se presenten:

  • Explosiones freáticas (vapor de agua), sin previo aviso, con la probabilidad de quemaduras y proyección de rocas volcánicas de diferente tamaño a altas velocidades.
  • Liberación repentina de gases volcánicos tóxicos en concentraciones que pueden afectar la salud de las personas.
  • Remoción de rocas volcánicas inestables en el interior del cráter y caldera por efecto del viento y la fuerte pendiente.

También se informa que no es posible predecir cuándo se presentará alguno de estos riesgos.

Publicidad

El volcán Guagua Pichincha se encuentra ubicado a 12 km al oeste de la ciudad de Quito, en la cordillera occidental de los Andes.

Consiste de un domo, denominado Cristal, ubicado dentro del escarpe de deslizamiento que tiene forma de herradura abierta hacia el occidente. Otros centros eruptivos más antiguos y mucho más voluminosos como Toaza, Guagua Basal y Rucu se encuentran al oriente del centro volcánico activo cuyas fumarolas suelen ser muy notables.

El Guagua Pichincha está formado en su mayoría por rocas de composición dacítica. Varias de las erupciones de los últimos 10.000 años fueron muy explosivas y provocaron caídas de ceniza, flujos piroclásticos, así como domos de lava que posteriormente colapsaron.

Publicidad

Durante la época prehistórica las erupciones de mayor magnitud fueron las ocurridas hace 3.700 y 1.000 años. La erupción histórica de 1660 fue también muy importante, aunque de menor magnitud que las precedentes, detalla del Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional (EPN).

En todos los eventos hubo caídas de ceniza importantes en la capital, así como flujos piroclásticos, colapsos de domos y generación de lahares secundarios en varios sectores del volcán.

Publicidad

Durante las investigaciones realizadas en excavaciones en el valle de Quito se ha encontrado una amplia evidencia de depósitos de estas caídas de ceniza y lahares secundarios. (I)

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad