Tras seis meses de haber recibido la segunda dosis, el pasado 1 de junio, a Alexandra Vinueza, de 44 años, se le administró —este miércoles— la dosis de refuerzo contra el coronavirus.

Fue al coliseo de la Universidad Central, que se ubica en el centro norte de Quito, luego de conocer que el Gobierno adelantó en un mes la colocación de la tercera dosis. Esto ante la amenaza que representa la variante ómicron del COVID-19.

Contó que al ser docente de jardín de infantes estaba pendiente de la nueva vacuna, dado que se había anunciado que iban a volver a la presencialidad desde enero del 2022, pero esa decisión gubernamental fue cambiada y pospuesta para febrero.

Estimó que se tardó unos quince minutos en llegar a la brigada de inoculación. A su correo le dijeron que le llegaría el certificado de vacunación. Le habían pedido el certificado de la primera y segunda dosis.

Publicidad

(La vacuna) de refuerzo es importante, porque primero trabajo con talento humano. Tengo mi familia, tengo mi madre, y yo también ya pasé por COVID y no quiero volver a pasar”, sostuvo.

Recordó que, hace un año, ella estuvo hospitalizada una semana en una clínica.

Por la variante ómicron, vacunación de dosis de refuerzo contra el COVID-19 se adelanta para el 1 de diciembre

Pero el proceso, que arrancó el pasado 4 de noviembre para personas de 65 años y más, continúa.

Ese fue el caso de Segundo Puetate, de 72 años, quien esperó unos 45 minutos para recibir la dosis de refuerzo, aunque no recordaba la vacuna que le administraron.

Aprovechando que su hija iba al norte, él —que vive en el sur— llegó a las 10:00 e hizo fila en las afueras del coliseo de la Universidad Central.

A pesar de la espera que realizó, él consideró que la jornada de vacunación estuvo bien organizada.

Publicidad

“(Es) peligroso con esta enfermedad. Hay que cuidarnos, vacunarnos”, respondió Puetate cuando se le preguntó sobre el motivo de ir a recibir una nueva dosis.

El proceso de dosis de refuerzo en Ecuador arrancó en octubre para el personal sanitario.

Tercera dosis de vacuna contra el COVID-19 ya se aplica a personal de salud en Ecuador

Para Tatiana Pozo, coordinadora zonal 9, que corresponde al Distrito Metropolitano de Quito del MSP, el refuerzo es importante para mejorar la inmunidad, a fin de que no haya mayor complicación en hospitalización y en terapia intensiva, si es que la persona es contagiada y requiere ir a una casa de salud.

Pozo recordó que el condicionante para recibir la dosis de refuerzo es que hayan pasado seis meses a partir de haber recibido la segunda dosis.

Indicó que se está administrando la vacuna de AstraZeneca y, dependiendo de la condición de la persona, se evalúa si puede o no recibir la misma vacuna de su primera y segunda dosis.

La de AstraZeneca se aplica como refuerzo para aquellos ecuatorianos que se vacunaron en el exterior y recibieron otras vacunas, a excepción de Johnson & Johnson, para quienes se usa la de Pfizer.

Se debe presentar la cédula de identidad y el certificado de vacunación de primera y segunda dosis.

En Quito, el MSP estima que hay un 80 % de vacunación con dos dosis desde los 5 años en adelante, y se aspira a que, a mediados de diciembre, se alcanzaría el 85 %, es decir, la denominada inmunidad colectiva.

Para el inicio de la colocación de la dosis de refuerzo a la población en general en Quito, se aumentó a los centros de vacunación el despacho de un 50 % de dosis, de acuerdo a sus registros de asistencia.

En la capital de la República hay puntos de vacunación masivos: en el coliseo de la Universidad Central, en la calle Bolivia y calle del Estadio Universitario, centro norte; Centro Deportivo Metropolitano Iñaquito, en la avenida Atahualpa entre Iñaquito y Núñez de Vela, en el norte; centro comercial Quicentro Sur, en la avenida Morán Valverde, en el sur; y en la unidad educativa municipal Calderón, avenida Amalia Uriguen y Joaquín Guerrero, en el extremo norte de la ciudad.

Además de unos 90 centros de salud para COVID-19, que funcionan de lunes a viernes.

En las próximas horas se habilitaría un nuevo punto en el aeropuerto internacional Mariscal Sucre. (I)