Proyectos ligados a brindar confianza a los emprendedores ante la ola de delincuencia que vive el país es lo que fue presentado este martes, 21 de mayo de 2024, en el norte de Guayaquil.

Fueron 200 instituciones como micro, pequeñas, medianas y grandes empresas, además de gremios, universidades, y otros, que concluyeron que el factor seguridad es la principal preocupación que está afectando a su competitividad y provoca gastos no contemplados.

Andrés Zurita, director ejecutivo de la Alianza para el Emprendimiento e Innovación (AEI), indicó que el desafío de generar un mayor ambiente de seguridad en el contexto de la innovación es nuevo en medio del auge delincuencial que enfrenta el país.

Publicidad

‘He dejado de recibir pedidos de cuentas que parecen falsas para evitar extorsiones’: emprendedores digitales modifican su forma de atención en redes sociales

“Lo más difícil es ponerse de acuerdo entre nosotros, cómo hacer que dure en el tiempo, no es hacer una actividad y olvidarnos”, dijo Zurita, quien añadió que el fin del portafolio de proyectos es que sea una realidad permanente.

Esta idea está concentrada en la iniciativa Confianza, impulsada por la Alianza para el Emprendimiento e Innovación (AEI), que arrancó a inicios del 2024 con encuentros en Quito, Guayaquil, Chone, Portoviejo, Loja y Cuenca, para realizar un diagnóstico de los desafíos que enfrentan los negocios.

Esta estrategia contempla dos grandes ejes:

Publicidad

1. Institucionalidad para la seguridad y la innovación:

  • Seguimiento de proyectos, indicadores.
  • Lecciones aprendidas y transferencia de buenas prácticas.
  • Atracción de inversiones para innovación en el sector privado.

2. Procesos de respuesta focalizada por ciudad para la competitividad

Publicidad

  • Sistemas de información para generar respuesta por puntos de calor.
  • Campañas de información para evitar la extorsión.
  • Rutas seguras para reducción de problemas de seguridad.
  • Conectividad público-privada para mejorar los procesos de respuesta coordinada.

Tras la construcción de la estrategia y la validación con los actores participantes, Confianza presentó un portafolio de 27 proyectos: 12 coconstruidos con los ecosistemas locales (dos por cada ciudad participante). Y quince presentados por empresas aliadas de AEI, con una inversión que supera los $ 3 millones.

Proyectos por ciudades

En tanto, en el caso de Guayaquil, se esbozaron dos proyectos. El primero fue la creación de un comité multisectorial de confianza con un presupuesto de 25.000 dólares. El segundo es la campaña de prevención y capacitación sobre seguridad, manejo de datos y ciberseguridad con un presupuesto de 30.000 dólares y tres meses de ejecución.

En Quito hay dos proyectos priorizados. El primero es un sistema de información y conocimiento sobre seguridad y confianza en Ecuador. Con esto se busca resolver la falta de información, objetivos y confiables respecto del incremento del crimen organizado.

El segundo es una campaña contra la extorsión con el fin de frenarla. Este último con un presupuesto de 20.000 dólares.

Publicidad

Efectos de la inseguridad

Jorge Luis Vargas, experto en seguridad y exdirector nacional de la Policía de Colombia, aseguró que uno de los efectos de la inseguridad es la migración empresarial hacia otros países, como Estados Unidos, Ecuador, Panamá y Costa Rica, ante el auge del crimen organizado en Colombia.

Ante ello, dijo Vargas, una buena práctica fue organizarse en alianzas entre lo público y privado: “No quiero que quede la sensación de que es el paraíso, pero sí lo superamos en Colombia”.

La confianza es primordial en este proceso de crear innovación y emprendimientos, agregó Vargas. “Son programas reales, prácticos que generarán resultados con impacto en la seguridad ciudadana”, lo que hará que mejore la confianza en las autoridades, indicó.

Miguel Reabold, como representante de Usaid en Ecuador, indicó que la confianza es la base de todo, en las autoridades, en las comunidades y en sí mismo. Varios de estos proyectos buscan la recolección de información que es el inicio del camino”, dijo.

Juan Montero, presidente del directorio de la AEI, afirmó que aquí se aplica la expresión guayaquileña “dos cucharadas de sopa y mano a la presa” en el sentido de que se debe pasar a la acción, que sería la implementación de estos proyectos. (I)