El colombo-venezolano Alex Saab, quien hace unas semanas fue extraditado de Cabo Verde a Estados Unidos, será procesado el próximo 15 de noviembre en una corte de Miami.

Saab, de 49 años, está siendo juzgado desde el 18 de octubre, dos días después de que llegara a esa ciudad procedente del archipiélago africano.

El cargo con el que será juzgado es el de conspiración para lavar dinero, que se castiga con penas de hasta 20 años de cárcel. Esto, luego de que el pasado lunes el juez Robert Scola, del Distrito Sur de Florida, se pusiera de acuerdo con la Fiscalía para dejar de imputarle siete cargos de blanqueo de capitales y solo conserva el primero mencionado en su contra. Esto debido a un acuerdo para lograr su extradición, según AFP.

Según el periodista venezolano exiliado Roberto Deniz, que ha denunciado a Saab en sus escritos, parte del acuerdo con Cabo Verde era desestimar casos para no superar en Estados Unidos la pena máxima de ese país africano.

Publicidad

Además, la oposición venezolana lo acusa de ser un testaferro del presidente Nicolás Maduro, cuyo Gobierno enfureció por la extradición y suspendió las negociaciones con la oposición en México, llegando a acusar a Washington de secuestrar a Saab, al que le dio la nacionalidad venezolana y un título de embajador, y por quien luchó sin éxito para evitar su traslado al país norteamericano, recuerda EFE.

De acuerdo con las autoridades de Estados Unidos, Saab y su socio, el prófugo colombiano Álvaro Pulido, transfirieron 350 millones de dólares obtenidos ilegalmente en Venezuela para blanquearlos a través de Estados Unidos.

Fiscales del país norteamericano aseguran que ambos se lucraron ilegalmente y crearon una red de sobornos, aprovechando un contrato firmado con el Gobierno venezolano en noviembre de 2011 para construir viviendas destinadas a personas de bajos ingresos.

El empresario barranquillero Alex Saab será extraditado hacia Estados Unidos, de acuerdo con una decisión del Tribunal Constitucional de Cabo Verde.

La desestimación de cargos de esta semana solo afecta a Saab y no a Pulido, indicó la Fiscalía en su escrito.

El pasado lunes por la tarde, Saab presentó ante el tribunal una renuncia a asistir a su audiencia en persona o por videoconferencia, aprovechando su derecho.

El empresario, nacido en Barranquilla, también es sospechoso de blanquear dinero obtenido ilegalmente a través de un sistema de subsidios alimentarios en Venezuela.

Publicidad

Aunque ese delito no figura en el acta de acusación, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, en inglés) del Departamento del Tesoro estadounidense lo sancionó por ese motivo en julio de 2019, más de un año antes de su captura en Cabo Verde.

Mientras el exilio venezolano en EE. UU. confía en que Saab colabore con la justicia de EE. UU. y ponga así en evidencia a Maduro, desde Caracas portavoces oficiales y la esposa del empresario insisten en que no se va a “doblegar”.

El Gobierno del demócrata Joe Biden ha mantenido la decisión tomada durante la presidencia de Donald Trump de desconocer a Maduro como presidente y ha corroborado el reconocimiento al opositor Juan Guaidó como presidente interino.

Tampoco ha modificado la presentación de cargos por narcoterrorismo contra el presidente venezolano hecha en 2020 ni la oferta de quince millones de dólares por cualquier información que lleve a su captura. (I)