El Gobierno australiano ha anunciado que trabaja en una nueva legislación con la que pretende combatir ‘trolls’ en las redes sociales y acabar con las difamaciones y la falsa información que se vierte a través de comentarios en distintas publicaciones.

Según ha indicado el Ejecutivo en un comunicado de prensa, con estas leyes busca que las grandes empresas de redes sociales, con Twitter o Facebook, aborden la problemática de los comentarios difamatorios publicados en sus plataformas y tengan más responsabilidad en este aspecto.

“Con demasiada frecuencia, las redes sociales suelen ser un espacio para los cobardes, donde personas anónimas pueden intimidar, acosar y arruinar vidas sin consecuencias”, ha dicho el primer ministro australiano, Scott Morrison, según recoge este comunicado.

Estas nueva legislación ofrecerá a los usuarios dos formas de desenmascarar a los ‘trolls’ y a resolver este tipo de conflictos. Primero, se va se va a requerir a estas plataformas que establezcan un sistema de quejas que presente un formato sencillo y estandarizado que garantice que los comentarios difamatorios puedan ser eliminados y los ‘trolls’, identificados.

En segundo lugar, con esta regulación se establecerá una nueva orden procedente de la Corte Federal que precisa que estas redes sociales revelen los datos de los acosadores para poder identificarlos. Esto permitirá que las víctimas puedan presentar una denuncia en su contra.

Esta nueva regulación surge de un caso acontecido en el país en 2019 y que la Corte Suprema asutraliana ha fallado recientemente. En dicho año, un hombre llamado Dylan Voller demandó a tres medios de comunciación (Fairfax Media, Nationwide News y Sky News) por difamación a través de los comentarios que distintos usuarios escribieron en su página de Facebook.

Estos medios publicaron un vídeo en el que aparecía Voller siendo víctima de maltrato en un centro de detención juvenil del Territorio del Norte de Australia. Los usuarios de Facebook comenzaron a escribir comentarios, algunos de ellos en su contra, en los que se le acusó de una serie de delitos que justificarían este trato por parte de las autoridades penitenciarias. (I)