Casi 250 católicos portugueses pidieron en una carta enviada a la Conferencia Episcopal de Portugal (CEP) una investigación independiente sobre los abusos sexuales producidos en la Iglesia porque consideran “totalmente insuficientes” las medidas adoptadas.

“Los obispos necesitan saber escuchar mejor lo que los laicos les dicen, y a día de hoy dicen que la Comisión Nacional que ellos lanzaron es importante pero no resuelve el problema de la ausencia de una investigación seria nacional independiente sobre el enorme problema de los abusos sexuales en la iglesia”, dijo a Efe Nuno Franco Caiado, promotor de la carta.

El documento enviado antes de la asamblea plenaria de la Conferencia episcopal de ayer, lunes, y hecho público hoy recoge que los derechos de las víctimas y los valores sagrados del Evangelio infringidos son los únicos que hay que tener en cuenta.

También apela a que la Conferencia Episcopal se alinee a las directrices del papa Francisco y se produzca una investigación nacional “rigurosa, integral y verdaderamente independiente con un lapso de tiempo de 50 años”.

Publicidad

“Tenemos que entender que esos abusos pueden haber ocurrido en Portugal y tendríamos que investigar”, sostiene el promotor, que alaba la situación de Francia y lamenta que los obispos no quieran dar el paso para que la investigación de este “problema sistémico” se produzca.

La Iglesia portuguesa creó hace un mes comisiones en cada una de las 21 diócesis del país para investigar y prevenir los abusos sexuales en el seno la Iglesia, aunque hay divergencias entre los obispos sobre la necesidad de investigar casos de forma retroactiva.

En la apertura de la asamblea plenaria, el presidente de la Conferencia Episcopal, José Ornelas, prometió averiguar la “verdad histórica” sobre los abusos sexuales cometidos en Portugal.

Además, mencionó la creación de una comisión nacional para coordinar los trabajos de las 21 diócesis con procedimientos comunes, algo que el periodista Jorge Wemans, otro de los firmantes, cree insuficiente, según explicó a Efe.

“La Iglesia católica en Portugal sólo puede recuperar la credibilidad que necesita si solicita la constitución de una comisión de investigación independiente. Y si se compromete a brindar un apoyo total a este comité independiente, es decir, brindando acceso a todos los documentos y personas, deberá consultar y escuchar”, sostuvo.

Para que eso sea posible, además de una investigación independiente, Franco Caiado pide “humildad” a la Iglesia a la hora de reconocer el problema y dar el paso siguiente.

“El paso siguiente es pedir ayuda a todos los laicos, católicos, a toda la comunidad, en una reflexión sobre cómo cambiar la organización de la iglesia y el modo de ejercer el poder dentro de ellas. Sin estos cambios no vamos lejos en este aspecto y en ninguno otro”, opina. (I)