China ha administrado ya más de 1.000 millones de dosis de sus vacunas contra el COVID-19 en su territorio nacional, informó este domingo la Comisión Nacional de Sanidad del país asiático.

En un breve comunicado, la institución apunta que hasta el sábado en China se habían inoculado más de 1.010 millones de dosis.

El número de dosis inyectadas representa más de un tercio del total mundial. El viernes, el mundo había superado la barrera de 2.500 millones de dosis, según un recuento de AFP basado en fuentes oficiales.

La prensa local destaca que 100 millones de esas inyecciones se han administrado en los últimos seis días, lo que evidencia la aceleración de la campaña de vacunación.

Publicidad

El objetivo de las autoridades es vacunar al menos al 70 % de la población -los grupos que pueden ser inoculados incluyen desde hace unos días a menores de entre 3 y 17 años- antes de que termine 2021, refiere EFE.

Los chinos no se apresuraron a vacunarse porque el virus está casi erradicado en el país desde hace más de un año, gracias a las cuarentenas obligatorias, las pruebas masivas y las aplicaciones móviles para controlar los desplazamientos.

La falta de datos disponibles inicialmente sobre las vacunas chinas y los pasados escándalos de dosis adulteradas en China también contribuyeron a desmotivar a algunas personas.

Ante ello, el Gobierno y las empresas instaron enérgicamente a los residentes y empleados a vacunarse. En algunos casos, las autoridades ofrecen bonos de compra o huevos para fomentar la vacunación.

De las siete vacunas autorizadas por China para usos de emergencia -cuatro tienen también permiso de comercialización- hasta ahora, cinco requieren de dos dosis; una, de tres, y otra, la desarrollada por CanSino, solo de una.

Por el momento, las autoridades chinas no han dado luz verde a ninguna vacuna extranjera para su uso en la parte continental del país -sí se usan, por ejemplo, en la región semiautónoma de Hong Kong- pese a que, por ejemplo, la farmacéutica local Fosun Pharma tiene un acuerdo desde hace meses para distribuir el preparado de Pfizer-BioNTech.

En tanto, las autoridades sanitarias reportaron este domingo de 23 nuevos casos del virus en las últimas 24 horas, todos llegados del extranjero y que fueron puestos en aislamiento.

Solo se han registrado dos muertes por COVID-19 en trece meses en China. Los comercios, restaurantes y bares volvieron a abrir en la primavera de 2020 y la opinión pública está en general muy satisfecha con la gestión de la crisis por parte del gobierno del presidente Xi Jinping. (I)