Las conversaciones entre el Reino Unido y la Unión Europea (UE) para intentar reducir las tensiones posBrexit respecto a la provincia de Irlanda del Norte continuarán en Londres la semana próxima, anunció este sábado Downing Street.

A pesar de que “las conversaciones mantenidas en esta semana han sido constructivas (...) la realidad es que todavía nos encontramos muy distantes respecto a los grandes temas” vinculados al protocolo de Irlanda del Norte, indicó en un comunicado un portavoz del gobierno británico.

Es por esto que las discusiones sobre este texto --reprobado por Londres, que le achaca de generar un regreso de las tensiones a su provincia que aún mantiene las cicatrices de tres décadas de conflicto-- continuarán la próxima semana en la ‘City’.

“Un equipo negociador de la Comisión se trasladará el martes a Londres para mantener intensas discusiones durante varios días”, de acuerdo al comunicado. En la agenda: medidas sanitarias, así como reglamentos y controles aduaneros.

Publicidad

El secretario de Estado británico encargado del Brexit, David Frost, y el vicepresidente de la Comisión Europea, Maros Sefcovic, “se entrevistarán personalmente en Westminster para conversar al finalizar la semana”, indicó, con el objetivo de “evaluar los progresos logrados”.

Destinados tanto a proteger al mercado europeo como evitar restablecer una frontera física en la isla de Irlanda, que podría socavar la paz, el protocolo para Irlanda del Norte negociado en el marco del Brexit, de hecho la mantiene en la unión aduanera y en el mercado único europeos.

Pero es refutado por Londres y los unionistas norirlandeses, partidarios del mantenimiento de Irlanda del Norte en el Reino Unido. Le imputan perturbar el comercio entre la provincia y Gran Bretaña, separados por mar, y aspiran a renegociarlo, ante lo que Bruselas se niega.

“A causa del protocolo, las partidas de ‘crackers’ de Navidad no pueden llegar a Irlanda del Norte”, criticó Downing Street en su comunicado, solicitando que se busquen “soluciones de sentido común” para reducir las perturbaciones.

No obstante, el gobierno del Reino Unido advirtió que continúa decidido a obtener un arbitraje internacional para hacer respetar las leyes del mercado único en Irlanda del Norte, en lugar del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

Esta cuestión de “gobernanza ha sido motivo de numerosas especulaciones durante esta semana, pero nuestra posición permanece sin cambios”, afirmó el vocero, “el rol del TJUE en la resolución de los diferendos entre el Reino Unido y la UE debe finalizar”. (I)