Las calles de Edimburgo se decoraron este sábado con la presencia de miles de personas en la primera gran marcha proindependentista, en la capital de Escocia, desde que empezó la pandemia de coronavirus en 2020.

La plataforma ciudadana All Under One Banner (“Todos bajo una misma pancarta”), que defiende el derecho a la autodeterminación de Escocia, convocó una manifestación cuya participación estimó en unos 5.000 asistentes. “Creo que el mensaje está claro: Escocia está en marcha, Escocia quiere la independencia tan pronto como sea posible”, fue el mensaje que dio el diputado del Partido Nacional Escocés (SNP) Douglas Chapman.

La protesta llega pocas semanas después de que la ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, iniciara una nueva legislatura al frente del Gobierno autónomo con el objetivo de convocar un nuevo referéndum de independencia de aquí a 2023.

El diputado Chapman, además, mencionó la posibilidad de un referéndum u otras opciones para avanzar hacia la independencia de Escocia. “En cualquier caso, es necesaria una campaña que logre llevar a Escocia hasta una posición en la que estemos listos para avanzar hacia la independencia y asumir el control de nuestra nación”, agregó.

Los manifestantes recorrieron hoy varias calles de la capital escocesa hasta llegar a las puertas del Parlamento de Holyrood, donde representantes de formaciones políticas y organizaciones sociales ofrecieron sus discursos.

Desde la próxima semana, el Palacio de Holyrood pasará a ser designado “sitio protegido”, por lo que será delito reunirse frente al Parlamento sin autorización legal previa, siendo posible una multa pecuniaria o un año en cárcel, restrigiendo así las protestas a las puertas de la Cámara.

Esta fue la vigésimo cuarta manifestación organizada por el movimiento transveral en favor de la autedeterminación de Escocia All Under One Banner, la tercera en Edimburgo y la primera desde que comenzó la pandemia de coronavirus, a principios de 2020. (I)