NOTICIAS

Publicidad

Nelson Serrano sigue a la espera de dos recursos para evitar su pena capital en Estados Unidos

El ecuatoriano tiene dos décadas en el corredor de la muerte, mientras su abogados afirman que no hay pruebas para su condena y denuncian corrupción en el caso.

Nelson Serrano fue condenado a la pena capital por la muerte a balazos de cuatro personas en una fábrica de Florida en 1997.

Publicidad

A sus 81 años María del Carmen Pólit Molestina murió el pasado martes sin poder estar junto a su esposo, Nelson Serrano (83 años), ecuatoriano condenado a muerte en Estados Unidos en el 2007 por cuatro asesinatos ocurridos en Bartow, Florida, en 1997. Un caso que lleva 25 años en los titulares y que ha sido denunciado por graves fallas en el proceso.

Ella falleció tras combatir un cáncer, en la casa de una de sus hijas en Indianápolis, Indiana (Estados Unidos).

Pólit no veía a Serrano desde el 2018, cuando le realizó, junto con sus tres hijos, una visita en el corredor de la muerte de la Union Correctional Institution, en la Florida.

Publicidad

Se le llama corredor de la muerte a la zona en que están los condenados a la pena capital, usualmente en una cárcel de alta seguridad, aguardando el momento en que se haga efectiva su sentencia. Sin embargo, durante años su familia, equipo de abogados y el Estado ecuatoriano han protestado por la falta de pruebas en el juicio de Serrano.

Oscar Vela, quien es parte del equipo de abogados de Serrano y escritor del libro Los crímenes de Bartow sobre el tema, comenta que actualmente están pendientes dos recursos en el caso.

El primero es el recurso de resentencia que debe agotarse antes de presentarse. La intención con este recurso, cuyo tiempo se ha extendido de forma injustificada por cuatro años por la justicia de Florida, es quitarle la pena de muerte y colocarle la cadena perpetua por las violaciones constitucionales en el proceso.

Publicidad

El siguiente recurso será presentado una vez que se resuelva el primero. El objetivo de este segundo recurso será obtener un habeas federal, un recurso en donde se puede declarar la inocencia, repetir la audiencia de pruebas, momento en que presentarían las pruebas que demuestran la inocencia de Serrano.

“Se han retrasado injustificadamente los recursos y la justicia (de Florida) tiene mucho temor de tocar este caso... porque es un caso incómodo donde se van a presentar pruebas de corrupción de la Policía y de la Fiscalía y a favor de la inocencia de Nelson Serrano”, afirma Vela.

Publicidad

Serrano lleva 20 años encerrado esperando entre que se cumpla la sentencia o se dé luz verde a revisar su proceso, lleno de irregularidades. Empezando que en el momento del asesinato cuádruple él no estaba en Bartow, Florida, sino en Atlanta, Georgia.

“Utilizan (para condenarlo) una prueba que es claramente fraudulenta, que es una huella digital impresa en un supuesto ticket de estacionamiento del aeropuerto de Orlando, muy lejos también del lugar de los crímenes”, dice Vela, quien añade que sí hay pruebas de que otras personas intervinieron en el lugar de los asesinatos, hay huellas dactilares, huellas de ADN, armas, que se ocultaron para inculpar a Serrano.

Al parecer era un grupo de sicarios los que actuaron ese día.

“Tenemos los nombres, tenemos mucha información bastante certera y clara de quiénes podrían haber sido y por qué razones, y todo eso es parte de lo que se va a presentar en los recursos”, cuenta Vela.

Publicidad

Serrano estaba en Ecuador luego de la sentencia y en Quito fue secuestrado en un operativo ilegal realizado por policías ecuatorianos sin autoridad que trabajaron para un policía estadounidense, un fiscal, un intendente de Pichincha. “Bueno, por una serie de personajes”, comenta Vela, quien recuerda que Serrano fue torturado y escondido en una jaula de perros hasta que lo treparon en un avión en el antiguo aeropuerto de Quito.

Vela también cuenta que está en contacto permanente con Serrano vía correo electrónico, y que está con problemas de salud y acosado permanentemente por los guardias de la prisión.

“Hemos presentado ya denuncias, de hecho el Gobierno ecuatoriano nos está ayudando y ha realizado dos comunicaciones muy fuertes contra la gente de la prisión. El cónsul ecuatoriano también ha hablado con Nelson Serrano anteayer y tiene la denuncia respectiva de lo que le están haciendo en la prisión. Esperamos que todo esto nos ayude, porque además de estar preso siendo inocente sufre el acoso de los guardias”, dice Vela.

En años anteriores la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) recomendó la liberación de Serrano. (I)

Redacción
Redacción

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad