Rusia es actualmente uno de los países con mayores rebrotes de coronavirus, razón por la que el Gobierno ya anunció un toque de queda desde las 23:00 hasta las 06:00, además de prohibir los eventos de hotelería y cáterin. Mientras que la capital, Moscú, tendrá un confinamiento entre el 28 de octubre y el 7 de noviembre; y se pidió a las personas más vulnerables permanecer en casa hasta febrero.

Las autoridades del país informaron que este miércoles hubo otro récord de muertes por COVID-19, con 1.123 decesos. Es el noveno día consecutivo por encima de las mil muertes por coronavirus.

El mayor número de fallecimientos en la última jornada se registró en Moscú (91), seguido de San Petersburgo (74) y el territorio de Krasnodar (42).

En total, desde el inicio de la pandemia se han notificado 233.898 fallecimientos por la enfermedad infecciosa en el país, si bien las cifras oficiales sobre exceso de muertes en el mismo periodo triplican este número.

Publicidad

Medido a lo largo de 28 días, Rusia es el segundo país con más muertes acumuladas en ese periodo (26.727), por detrás solamente de EE. UU. (45.292), según el mapa interactivo de la Universidad Johns Hopkins.

Además, Rusia lleva dos semanas consecutivas registrando más de 30.000 casos diarios.

En la última jornada sumó 36.582 nuevos contagios en las 85 regiones del país, de los que 3.055 o el 8,3 % han sido detectados en pacientes asintomáticos.

En Moscú se suman 5.789 infecciones al balance, seguido de San Petersburgo (2.913) y la región de Moscú (2.670).

Por contra, se han recuperado en las últimas 24 horas 29.151 pacientes.

En total, en todo el país se han notificado 8′352.601 casos de COVID-19 desde el inicio de la pandemia, lo que convierte a Rusia en el quinto país con más contagios en el mundo por detrás de EE. UU., la India, Brasil y el Reino Unido.

Publicidad

El Kremlin se niega a ordenar un confinamiento nacional para preservar la economía.

Ante la complicada evolución de la situación epidémica, en parte debido a la agresividad de la variante delta y a las bajas tasas de vacunación —solo el 32,2 % de la población ha recibido la pauta completa—, Moscú inicia mañana once días de vacaciones retribuidas para los trabajadores y el cierre de los servicios no esenciales.

Dos días después, esta medida de vacaciones obligatorias se aplicará en todo el país, coincidiendo con el puente de noviembre, por decreto del presidente, Vladímir Putin.

La vice primera ministra y encargada de la lucha contra la pandemia, Tatiana Gólikova, expresó hoy su esperanza de que los días no laborables no se ampliarán si se cumplen las restricciones, se aumenta la vacunación y se traslada a los empleados mayores de 60 años al teletrabajo si no han recibido la pauta completa.

En tanto, las autoridades rusas investigan también a un grupo de trabajadores sanitarios de San Petersburgo que están acusados de haber vendido certificados de vacunación contra el COVID-19 falsos en plena ola epidémica.

Los casos globales de COVID-19 aumentaron un 4 % la semana pasada después de casi dos meses de descensos, debido principalmente a las nuevas oleadas de contagios en países europeos, como Reino Unido, Rusia, Turquía o Ucrania, informó la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El mundo no registraba un aumento en el número de casos de coronavirus desde la semana transcurrida entre el 23 y el 29 de agosto. (I)