NOTICIAS

Publicidad

Tenía el ‘crimen perfecto’, pero Google la delató

La búsqueda de Google fue la clave.

Pixabay.

Publicidad

Rolando Aquino falleció el domingo 7 de febrero, estuvo vomitando varias veces en el pasillo de su casa, al poco tiempo cayó inconsciente. Mientras todo esto sucedía su esposa Karen Oviedo lo observaba curiosa, pero también llamaba a una ambulancia.

La mujer recibió tranquila y con una sonrisa a los paramédicos. Rolando fue internado en la Clínica Santa María de la ciudad de Mendoza, supuestamente había sido intoxicado con una sustancia extraña. Dos días después, el martes 9 de febrero del 2021, el hombre falleció. El caso llegó rápidamente a las autoridades, quienes quedaron extrañados con el diagnóstico.

¿Una sustancia desconocida?, fue la pregunta que se hicieron.

Publicidad

La familia Aquino

En el barrio Minotto de Villa Nueva, Guaymallén, Argentina, los vecinos conocían a Karen, Rolando y el hijo pequeño de Rolando, Elías Aquino. Los conocidos decían que era una pareja normal sin problemas, pero las cosas fueron diferentes tras la muerte del niño Elías, hijo de Rolando y una expareja.

El 12 de julio de 2019, en el Hospital Pediátrico Humberto Notti, falleció el niño de nueve años Elías Aquino. La Fiscalía argumentó que, a pesar de que su muerte fue causada por una extraña falla en sus sistemas y una trombosis cerebral, resultaba raro pensar que un niño tan sano y sin antecedentes médicos pudiese haber muerto súbitamente de esa manera.

Años después, esto precisamente fue lo que encendió las alarmas de los investigadores después de que Rolando Aquino falleciera de manera inesperada por una supuesta intoxicación. La autopsia que en el organismo de Rolando había etilenglicol, una sustancia que comúnmente se encuentra como refrigerante líquido para motores y es potencialmente nociva para la salud. Esta sustancia provoca daños en el hígado y corazón debido a que al entrar al cuerpo se cristaliza y a su vez causa un desbalance químico en el cuerpo, alterando así el sistema nervioso.

Publicidad

Elías y su padre, fueron envenenados.

El 16 de febrero de este año, la mujer de 31 años fue arrestada en su domicilio después de una exhaustiva investigación por el delito de homicidio agravado por el vínculo y en marzo se le agregaría el de homicidio agravado por procedimiento insidioso. Diez meses después de haber estado bajo prisión preventiva, el viernes 18 de noviembre del 2022, Karen Oviedo se sentó ante los tribunales para ser juzgada por los cargos impuestos por la Policía.

Publicidad

La mujer les dio líquido refrigerante, lo que al final terminó en una intoxicación tan grande que produjo en las víctimas una falla multiorgánica.

Google

La principal prueba fue una serie de registros sacados del teléfono celular de la victimaria, en los cuales se podía leer las búsquedas más recientes que había hecho la mujer en Google. Ella buscó “cuál era el veneno más letal”, luego “cómo matar con veneno”, datos sobre el “etilenglicol” y al final intentó buscar sobre cómo podía hacer para eliminar el historial de navegación.

Además, entre el 28 de enero y el 3 de febrero de 2022, la mujer, apodada por algunos medios locales como la ‘envenenadora de Guaymallén’, había comprado por Mercado Libre un litro del refrigerante transparente.

Por sus delitos, el juez técnico del debate, Diego Lusverti, dictaminó que deberá cumplir la pena máxima del código penal de Argentina: la cadena perpetua. (I)

Publicidad

Redacción
Redacción

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad